El presidente aseguró que se reunirá con el entrenador para “explicarle cuál es la capacidad económica del club”. “No tenemos plata para comprar jugadores”, sostuvo.

“No hay que olvidarse de que el año que viene se juega la Copa Libertadores y podés incorporar sólo dos jugadores, ahora hay que planificar todo muy bien”, avisó Ramón Díaz, abriendo el juego sobre la búsqueda de refuerzos para el segundo semestre del año. En esa sutil estrategia verbal, la respuesta de Rodolfo D’Onofrio no se hizo. El presidente de River dejó claro que en ese tema, “la última palabra no tiene Ramón”.

“Nos vamos a sentar con él y explicarle cuál es la capacidad económica que tenemos. No hay nombres en Argentina tan importantes que sean superiores a los que en River están esperando para jugar”, explicó D’Onofrio, en declaraciones realizadas en el programa radial Jogo Bonito (AM 1070).

En cuanto a los futbolistas que estuvieron a préstamo en otras instituciones durante el último año (en total son 17), el presidente sostuvo que después del partido del sábado ante San Lorenzo, por la superfinal de la temporada, mantendrá una reunión con el técnico, los integrantes del Consejo de Fútbol y los de la Secretaría Técnica para analizar caso por caso. “Lo que no va a ocurrir es que prestemos un jugador y paguemos el 75 por ciento de la prima, eso fue un disparate”, aseguró, haciendo referencia elípticamente al caso de David Trezeguet.

Al momento de explicar las dificultades que afronta el campeón del Torneo Final para contratar futbolistas, D’Onofrio apuntó a su antecesor: “Passarella dejó destrozado el club y River no tiene plata para comprar. Tenemos que encontrar algún sistema en el que no pongamos el capital sino solo la camiseta. No vamos a hacer locuras”.