Cada vez resulta más natural escuchar de los controles antidoping a los planteles en la previa de partidos definitorios. Esta vez le tocó a Colón, que en la antesala de la final de la Copa Sudamericana, recibió la visita sopresa de agentes de la Conmebol en el hotel donde se hospeda en Asunción.

Los jugadores se sometieron a la extracción de sangre para ser analizadas. Cómo ya sucedió, por ejemplo, en la previa de la semifinal entre River y Boca. El mismo procedimiento está llevando adelante la entidad del fútbol sudamericano en la concentración de Independiente del Valle, rival del equipo argentino.

La final será el próximo sábado, 9 de noviembre, a las 17.30 en la Nueva Olla de la capital de Paraguay.