Una argentina de 33 años murió atacada por sus dos perros pitbull, quienes se encontraban encerrados dentro de un refugio de animales de la ciudad de Dallas, Estados Unidos, y la agredieron cuando ella se acercó para alimentarlos.

Los perros de Johana Villafane se encontraban en detención por conducta agresiva y ella vivió en carne propia la brutalidad de sus dos animales, que la dejaron moribunda dentro del establecimiento.

La mujer fue trasladada de inmediato a un hospital cercano, pero los médicos de la clínica no pudieron hacer nada para recomponer sus signos vitales y perdió la vida en el nosocomio.