Foto: web

San Lorenzo recibió una dura sanción de la FIFA por una deuda en el pase del defensor Paulo Díaz, pero abrió dos caminos para revertirla: presentó una apelación ante el Tribunal Arbitral del Deporte (TAS) y retomó las negociaciones con Palestino de Chile, el club que inició la demanda por los pagos incumplidos.

La sanción de la FIFA, institución que preside Marcelo Tinelli recibió la notificación formal, consiste en el pago de 2.700.000 dólares a Palestino (por un porcentaje de la venta de Díaz de San Lorenzo a Arabia Saudita, a mediados de 2018), y en la prohibición de contratar jugadores en los próximos tres mercados de transferencias o hasta que se cancele la deuda.

En su primera defensa, el club de Boedo aceptó que «la deuda existe», pero que es de «un monto menor al reclamado» por Palestino.