Una mujer de 40 años fue hallada muerta tras dormirse dentro de un ataúd como parte de un ritual religioso destinado a expulsar la desgracia, informó la Policía.

El hecho ocurrió en la ciudad de Gumi, en Corea del Sur. De acuerdo con medios locales, la mujer -cuya identidad no fue revelada- ingresó al ataúd alrededor de las 20 y a las dos horas se asomó porque experimentaba dificultades para respirar.

Sin embargo, dos conocidas que participaban del ritual la convencieron para que se quedara adentro.

A la mañana siguiente, cerca de las 6.30, una de las tres se despertó primera y abrió los restantes ataudes. En uno encontró a una de las participantes del ritual durmiendo y en el otro halló a la mujer muerta.