ECUADOR Y SUECIA FIRMARON UN ACUERDO DE ASISTENCIA LEGAL EN MATERIA PENAL, INFORMÓ LA CANCILLERÍA DEL PAÍS SUDAMERICANO, Y DESTACÓ QUE ESE INSTRUMENTO FACILITARÁ EL CUMPLIMIENTO DE DILIGENCIAS JUDICIALES, COMO EL INTERROGATORIO A JULIAN ASSANGE, ASILADO EN LA EMBAJADA ECUATORIANA EN LONDRES.

Assange es el periodista australiano que publicó a través de la plataforma WikiLeaks en 2010, documentos secretos de la Agencia de Seguridad Nacional estadounidense (NSA), que muestran como Washington mantuvo un sistema espionaje que utilizó en el país y en el exterior, aplicado a líderes del mundo.

Sobre Assange pesa una orden de arresto por parte de la Justicia sueca para procesarlo en su territorio por supuestos delitos sexuales, por lo que pidió asilo político en la embajada de Ecuador en Londres, donde vive desde junio de 2012, para evitar una extradición a Estados Unidos, donde se lo acusa de espionaje y traición, y podría ser condenado con la pena de muerte.

Ecuador y Suecia, país que requiere a Assange para interrogarlo por presuntos delitos de carácter sexual cometidos en 2010, llegaron ayer a este acuerdo, como resultado de las negociaciones que se iniciaron en junio pasado, informó la Cancillería ecuatoriana en un comunicado.

El ministerio de Relaciones Exteriores del país andino precisó que el acuerdo entrará en vigor “en los próximos días, cuando se efectúe el intercambio de las correspondientes notas reversales”, informó la agencia de noticias EFE.

Assange, que se refugió en la embajada de Ecuador tras perder un proceso legal en Londres contra su extradición a Suecia, ha considerado que si es entregado al país escandinavo, este le podría extraditar a Estados Unidos, donde cree que puede ser condenado hasta con la pena de muerte por haber filtrado información clasificada de ese país.

El acuerdo del que se informó hoy garantiza la aplicación y el respeto de la legislación nacional y de los principios del derecho internacional, particularmente sobre derechos humanos, además del ejercicio pleno de la soberanía nacional, entre otros aspectos, en cualquier caso de asistencia legal entre el Ecuador y Suecia.

El acuerdo es, “sin duda, un instrumento que fortalece las relaciones bilaterales y que facilitará, por ejemplo, el cumplimiento de diligencias judiciales, como el interrogatorio del señor Assange”, indicó la Cancillería en el escrito.

En agosto pasado se informó de que la Fiscalía sueca cerró una parte de las acusaciones que pesaban sobre el fundador de Wikileaks por haber prescrito las imputaciones de acoso sexual formuladas contra él por dos ciudadanas suecas.

La parte de la acusación que quedó archivada se refiere a los delitos de acoso sexual presuntamente cometidos en 2010, mientras que queda vigente una tercera acusación de violación, que no prescribiría previsiblemente hasta 2020.

Assange se encuentra refugiado en la embajada de Ecuador de Londres desde que la Fiscalía sueca presentó su demanda formal contra él.

El Ministerio Fiscal sueco ha dejado caer los dos casos citados, tras no haber podido presentar a tiempo una acusación formal suficientemente fundamentada para llevarla adelante, ya que no pudo interrogar a Assange.

Assange ha ofrecido ser interrogado en la embajada de Ecuador, algo que también ha apoyado el Gobierno ecuatoriano, como lo recordó en noviembre pasado el vicecanciller ecuatoriano, Xavier Lasso.

“Le dijimos a la Justicia sueca que venga a la Embajada a tomar declaración a Assange porque, si sale, los británicos le van a tomar preso y lo mandarán a Estados Unidos. donde lo van a condenar a muerte, y eso es lo que nos preocupa”, destacó entonces Lasso.