Tras la salida de Milani, el nuevo jefe militar, Ricardo Cundom, decidió cambios en la estructura de mandos.A horas de haber asumido el cargo, el nuevo jefe del Ejército, general de división Ricardo Luis Cundom, decidió hacer cambios en la estructura de mandos de la fuerza, con relevos en puestos clave, enroques de generales que serán destinados a otras funciones y el pase a retiro de cuatro generales (tres de división y uno de intendencia).

Lo que sorprende es que Cundom, al parecer decidido a ejercer plenamente sus atribuciones, implemente los cambios a esta altura del año, ya que los mandos siempre se estructuran para afrontar el año calendario, y teniendo en cuenta los pases a retiro y ascensos que se conocen en diciembre. Pero en doce años de kirchnerismo en que las Fuerzas Armadas fueron asunto de tercer orden para el Gobierno, siempre se hizo y deshizo según las necesidades políticas -como se vio en el abrupto desplazamiento del general César Milani- y los militares debieron irse amoldando a esa “flexibilidad”.

El mensaje militar reservado, al que accedió Clarín, comunica al Ejército la propuesta hecha por Cundom que deberá ser avalada por el Ministerio de Defensa.
Como subjefe del Ejército continúa el general de división Gustavo Jorge Luis Motta. Y al puesto que ocupó Cundom hasta el lunes, comandante operacional del estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, irá el general de división Hugo Alejandro Bossert. En cambio, se desplaza al general de división Claudio Sergio Montero como Inspector General, quedando a cargo el actual número dos, general Angel Ramón Delbon.

Montero pidió su pase a retiro, al igual que los generales de división Emilio Jorge Rodríguez (era comandante de la 2da división de Ejército) y Carlos Alfredo Solé (director de Material) y el general de intendencia Raúl Ravetti (era director de Contaduría).

Otro cambio afecta una oficina clave, la Secretaría General del Ejército que maneja las relaciones institucionales y la comunicación. Allí fue propuesto el general de brigada Carlos Alberto Nogueira (que era 2do comandante de la Fuerza de Despliegue Rápido; vuelve a esa oficina de la que fue subsecretario y jefe de prensa del Ejército). Pero el todavía secretario general, general José Eduardo Arce, irá a un destino relevante: será el nuevo Director General de Inteligencia. En ese lugar reemplazará al general Francisco Pérez Berbain, que irá de 2do comandante de la 3ra División.

El cuestionado Milani mantuvo por cuatro años la situación anómala de ser subjefe y aún jefe del Ejército pero reteniendo al mismo tiempo hasta fin de 2013 la Dirección de Inteligencia. Cuando la “entregó” puso allí al ahora saliente Pérez Berbain.

En la Dirección de Personal quedará a cargo su subjefe, coronel Daniel Varela. El actual director, general César Vieyra Spangerber irá de comandante de la 3ra División.

De la 1ra División, será comandante Juan Martín Pera; y de la 2da, Sergio Marco Piaggi. La cantidad de generales es otra herencia que deja Milani, que con “generalato para todos” edificó parte de su poder interno. Hay 60 generales, más que los que tuvo el Ejército de Videla y de Galtieri, pese a haber una estructura más reducida.