Un avión de Westjet casi se estrella contra el océano al intentar aterrizar en uno de los aeropuertos más peligrosos del planeta