La boca del pasaje era de 50 centímetros y estaba en la ducha. Llevaba a un conducto vertical de diez metros que tenía una escalera y, de allí, al túnel de 1.500 metros de extensión con ventilación y rieles.

De película. Así fue la fuga de Joaquín “El Chapo” Guzmán, uno de los capo narco más temido y peligroso, de una cárcel de máxima seguridad mexicana. Se escapó a través de un túnel de 1.500 metros de largo que iba desde la ducha de su celda a una casa en construcción.

“El Chapo”, líder del cártel de Sinaloa, escapó de la prisión de máxima seguridad Altiplano, en la ciudad de Almoloya de Juárez, ubicado a 90 kilómetros de la capital mexicana y que alberga a los jefes narcos, asesinos y violadores más peligrosos del país.

Leé también: El capo narco “El Chapo” Guzmán escapó de la cárcel por segunda vez

Guzmán estaba detenido en el Centro de Readaptación Social N°1, en el área de tratamientos especiales, pasillo número 2, estancia número 20.

No es la primera vez que Guzmán se fuga: en 2001 también huyó del penal penal de máxima seguridad de Puente Grande, en el oeste de México, donde cumplía una condena de 20 años y llevaba ocho detenido. Se cree que se escondió en un carrito de lavandería y, con la complicidad de los guardias, logró pasar por seis puntos de vigilancia hasta llegar al estacionamiento de la cárcel.

De acuerdo con las autoridades mexicanas, el túnel por el que huyó el capo narco tiene 1,7 metros de alto y unos 80 centímetros de ancho y desemboca en el municipio de Santa Juanita, en la misma ciudad.

Ayer, cerca de las 20 (hora local) le dieron su dosis diaria de medicamento. Casi una hora después, las cámaras de seguridad registraron la imagen de Guzmán por última vez. Tras notar su ausencia, se activó la alarma en el penal Altiplano, donde minutos más tarde se encontró “la boca del túnel” de 50 centímetros de diámetro en la ducha de la celda de “El Chapo”.

Las autoridades descubrieron que el túnel “iniciaba con una hueco de forma rectangular de la ducha de aproximadamente 50 por 50 centímetros y metro y medio de profundidad” y que a su vez comunicacon un conducto vertical de diez metros de profundidad habilitado con una escalera.

Así se llega a hasta un túnel de 1,7 metros de altura y de 70 a 80 centímetros de ancho, que se extiende con una longitud aún indeterminada, pero que en línea recta, de punto a punto, representa más de 1.500 metros”, agregaron las autoridades mexicanas.

Leé también: El más temido y el más peligroso

El túnel cuenta con tubería para ventilación y para alumbrado, una motocicleta adaptada sobre rieles como mecanismo de tracción mediante el cual se extraía la tierra producto de la excavación y transportaba las herramientas y máquinas utilizadas para la perforación.

A lo largo del pasaje subterráneo se encontraron tanques de oxígeno, recipientes con combustible, madera de cimbra (para la construcción) y tubería PVC, entre otros objetos. El pasaje desemboca en un inmueble que se encuentra en obra, ubicado al suroeste del centro federal en la colonia Santa Juanita, que está rodeado por sembradíos de maíz y que hoy lucía custodiado por unos 250 uniformados mientras un helicóptero sobrevolaba la zona.

En un intento por recapturar al líder del cártel de Sinaloa, de 60 años, se montó un operativo que incluyó revisiones a los vehículos que circulaban en la zona y se suspendieron operaciones áreas no revisadas en el aeropuerto internacional de Toluca, capital del estado de México.

Al menos 18 personas de diversas áreas del penal fueron trasladados a la Ciudad de México para ser interrogados sobre la misteriosa fuga en este penal en Almoloya.