Jeff Bezos, de 55 años, es figurita repetida en el conteo de los hombres más ricos del mundo publicado cada año por la revista Forbes así que no es de extrañarse que al dueño de Amazon le haya costado un número importante su divorcio de Mackenzie Bezos tras 25 años de matrimonio.

Bezos y su ahora ex esposa anunciaron su separación en enero de este año tras la confirmación de un affaire del empresario, y esta semana la propia Mackenzie publicó los términos de su acuerdo de divorcio a través de su primer mensaje de Twitter.

“Estoy feliz de cederle mis intereses en el Washington Post y Blue Origin, y el 75% de nuestras acciones en Amazon además del control de voto sobre las mías”, aseguró la escritora de 48 años, quien llegó a ese acuerdo “para apoyar las sucesivas contribuciones” de Bezos con los equipos de esas “compañías increíbles”.

“Estoy agradecida de haber terminado el proceso de disolver mi matrimonio con Jeff con apoyo mutuo y de todos los que se acercaron con bondad, y estoy entusiasmada con la próxima fase como padres y amigos”, escribió Mackenzie, quien tuvo cuatro hijos con el dueño de Amazon.