Había caído en manos de yihadistas, ayer. La planta produce 600 mil barriles diarios de petróleo.

Tropas iraquíes retomaron el “pleno control” de la refinería petrolera de Baiji, ubicada a 200kilómetros al norte de Bagdad, la más grande del país, tras el ataque lanzado ayer por grupos del Estado Islámico de Irak y el Levante (Isis).

El anuncio fue realizado hoy por el general Qassim Atta, portavoz para la seguridad del primer ministro, Nuri al Maliki.

Fuentes reportadas por la agencia Nina dijeron que fueron al menos 70 los milicianos muertos en los combates, mientras 10 vehículos del Isis fueron destruidos.

Un empleado de la refinería también declaró que los insurgentes se habían retirado del lugar. Otros testigos confirmaron la información.

La localidad de Baiji se encuentra cerca de Tikrit, capital de la provincia de Saladino, que fue tomada por los insurgentes liderados por los yihadistas del Isis, la semana pasada, tras el lanzamiento el 9 de junio de una ofensiva que continúa hasta hoy, y que el gobierno iraquí no sabe cómo detener.

La refinería de Baiji suministra petróleo a todas las provincias iraquíes y su producción está estimada en 600.000 barriles diarios.