Gallardo estuvo bien respaldado desde el banco de suplentes por Matías Biscay, uno de sus ayudantes técnicos (el otro es Hernán Buján), quien dirigió al equipo en la cancha dado que el Muñeco fue suspendido por la Conmebol. El motivo fue que Lucas Pratto salió al campo de juego unos segundos más tarde en el segundo tiempo de la ida en Avellaneda. Gallardo tuvo que conformarse con observar el “baile” que River le pegó en el primer tiempo a Racing desde un palco.

¿Por qué River tenía un pagaré que levantar contra la Academia? Si bien River domina ampliamente el historial, nunca había podido superar a Racing en un cruce mano a mano en Copas internacionales. Antes de este cruce que ganó River, habían chocado tres veces en series de este tipo.

La primera en las semifinales de la Supercopa 88. La ida fue para Racing, 2-1 en Avellaneda, y la vuelta, 1-1 en el Monumental. Néstor Fabbri, con un cabezazo sobre el final del encuentro, le dio el acceso a la final al equipo de Basile, que luego le ganaría al Cruzeiro.

Fuente: Clarín