El ex vicepresidente de la Nación Amado Boudou, condenado a 5 años y diez meses de prisión por la causa de la ex Ciccone Calcográfica, pidió este lunes su excarcelación ante el tribunal que dispuso su detención, o que en su defecto se le coloque una tobillera electrónica con GPS.

La solicitud fue realizada por sus abogados Alejandro Rúa y Graciana Peñafort, al argumentar que tras la resolución del viernes pasado del juez Ariel Lijo en una parte del caso relacionado con la ruta del dinero para la compra de la imprenta, no hay sospechas de que el ex vice pueda entorpecer la investigación.