El yerno de una billonaria empresaria habría ordenado su asesinato para disfrutar de su enorme fortuna, en una trama digna de Hollywood.
Un crimen familiar, con una trama digna de Hollywood en la familia más poderosa del principado, conmueve a Mónaco. Helene Pastor, la billonaria empresaria de la construcción del pequeño país y paraíso fiscal, fue atacada a tiros y murió el 6 de mayo pasado, días después de ser herida, junto a Mohamed, su chofer y mayordomo, cuando en un asalto mafioso le dispararon a la salida del hospital en Niza, donde acababa de visitar a uno de sus dos hijos, que se recuperaba de un ataque cerebral. Los atacantes llegaron en taxi.

Con una fortuna de 19 mil millones de euros, la teoría del complot familiar y no un ataque de la mafia comenzó a imponerse entre los investigadores franceses. En una decisión espectacular ordenaron la detención de su hija Silvia (53), enferma de cáncer y rápidamente liberada, su concubino y cónsul honorario de Polonia en Mónaco,Wojciech Janowsky y otras 23 personas, entre ellos, los supuestos asesinos a sueldo de la isla de Comores. No todos fueron partícipes pero estaban enterados del proyecto criminal.

Después de cuatro días de detención, el cónsul honorario Wojciech Janowski (64), que vivía junto a la hija de la millonaria asesinada, comenzó a hablar y será presentado ante los jueces de instrucción como probable instigador del crimen. Pero hasta ahora niega los hechos. El otro involucrado sería el coach del cónsul, que habría contactado al grupo de asesinos, a los que le habrían pagado 100.000 euros por el crimen pero solo entregado una parte.

El “coach” se habría contactado con un ladrón de Marsella, que habría contratado a los futuros criminales con un amateurismo, que dejo atónita a la policía. Los tres asesinos llegaron al lugar del ataque a cara descubierta, sin tener en cuenta las cámaras de seguridad que los filmaban y en taxi para cometer el doble crimen.

Según la policía, habrían salido 100.000 dólares de la cuenta del cónsul polaco para pagar el crimen de la millonaria. Se encontraron 10.000 dólares en efectivo en la casa del hombre de la isla de Comores detenido y otros 40.000 en otro bolso. Ellos son Alhair Hamadi (31) y Said Ahmed (24), que fueron detenidos en Marsella, mas dos cómplices y un gendarme de la misma isla que ellos. Ellos no sabían a quién iban a ejecutar pero el crimen incluía matar al chofer para borrar las pistas.

Helena Pastor pasaba a su hija medio millón de euros por mes como producto de las rentas de sus múltiples edificios de departamentos en el principado. Estas nietas e hijas de un albañil italiano, que había llegado a Mónaco y construido una buena relación con el padre del príncipe Rainiero, no vendían los edificios sino que los alquilaban a estratosféricos precios. Desde la muerte de su marido, Helene Pastor administraba ella el negocio junto a su hijo, hasta que el tuvo un ataque cerebral que lo ha dejado sin habla e inmóvil.

El concubino polaco de su hija habría dicho a la policía que Helene, la madre, había dejado de pagar esa mensualidad a Silvia, que estaba en tratamiento de cáncer. El no acepto un abogado que lo asistiera a su lado durante las 96 horas de interrogatorio.

A partir de esa cancelación de la cuota mensual , el cónsul habría organizado el crimen y su mayor dificultad fue encontrar los que podrían cometerlo. Su proyecto era disfrutar de la billonaria fortuna de su suegra.

Silvia Pastor fue liberada y no habría cargos contra ella en los tribunales de Marsella. Ella se encuentra “bajo estado de shock”, según las fuentes de la justicia en Marsella.

Los jueces Christophe Perruaux y Christine Saunier Ruellan están a cargo de la instrucción. El hijo de la víctima fue inmediatamente traslado desde la terapia intensiva de Niza a un hospital de Mónaco, después de la muerte de Helene, la madre, por temor a que se tratara de un ataque mafioso contra la familia.