El púgil puntano no pudo con el bonaerense Alejandro Valori y terminó desperdiciando la chance de convertirse en campeón argentino de los cruceros al ser descalificado en el séptimo round luego de que acusara un golpe bajo.
Marcos “El Flaco” Aumada falló en su intento de consagrarse campeón argentino de la categoría crucero al perder por descalificación en el séptimo asalto con el bonaerense Alejando “Mojarra” Valori en una pelea que se llevó a cabo en el estadio Polideportivo Provincial El Ave Fénix ante una multitud de espectadores.

De esta manera, el boxeador puntano no pudo doblegar a un Valori que sigue reinando en la divisional y que terminó aplaudido por el público puntano estimado en unas 5 mil personas que se dieron cita para ver el espectáculo. La definición llegó al minuto ´34” del séptimo round cuando Aumada cayó de rodillas ante un supuesto golpe bajo de su adversario y que en realidad nunca existió. Tras permanecer varios minutos en la lona, el árbitro del combate pidió que Aumada fuera examinado por el médico de turno, quien no constató lesión alguna y de esa manera, se decidió la descalificación del puntano.

El Ave Fénix presentó un lleno total para una pelea que fue buena al comienzo y que se fue desluciendo con el correr de los asaltos.
El Ave Fénix presentó un lleno total para una pelea que fue buena al comienzo y que se fue desluciendo con el correr de los asaltos.
La pelea comenzó con todo porque Aumada salió decidido a terminar rápidamente con el pleito pero se encontró con un campeón bien afirmado y que intercambió cruces por igual y tratando de mostrar su mejor boxeo.

Por contrapartida, el “Flaco” apostó todo al poder de sus puños, pero el campeón, inteligentemente le comenzó a acortar la distancia y a responderle con distintos golpes y a dejar que los minutos pasaran.

La ansiedad y la desesperación empezaron a jugar un rol preponderante en Aumada, que con más vehemencia que técnica fue a buscar en la corta a un rival que sabía que esa distancia era netamente favorable a él. A tal punto, que muchas veces chocaron las cabezas y en ese sentido, fue el puntano el más perjudicado porque sus reclamos se hacían cada vez más airados e insistentes.

Así la pelea se fue tornando entrecortada y con poca claridad. En el tercer round las acciones se detuvieron por la rotura del guante izquierdo de Aumada y esto siguió beneficiando al visitante que se mostraba a esa altura como más aplomado y claro para impactar sus golpes.

Los “cabezazos”, el enredo y las interrupciones (Aumada perdió varias veces el protector bucal) permanente fueron la constante y en el quinto, el árbitro decidió descontarle un punto al campeón tras un nuevo choque de cabezas.

En el sexto, definitivamente Valori llevó el combate a su terreno, es decir la corta y media distancia, mientras Aumada se debatía entre sus dudas y el cansancio haciendo que su recuperación pareciera cada vez más lejana. El “Flaco” no encontraba respuestas de ningún tipo.

Sabedor de esto, el séptimo Valori salió decidido a terminar el combate y en uno de las tantas fricciones, llegó el supuesto golpe bajo que dejó a Aumada en el piso y sin atisbos de levantarse. Llegó así la revisación del médico y la decisión final de la descalificación ante la decepción del público sanluiseño que colmó las instalaciones de El Ave Fénix y que terminó reconociendo la victoria del bonaerense.

Aumada es retirado hacia la zona de los camarines donde el médico lo examinó y no constató ninguna lesión de importancia como para no poder continuar.
Aumada es retirado hacia la zona de los camarines donde el médico lo examinó y no constató ninguna lesión de importancia como para no poder continuar.

Los otros combates

Varias fueron las peleas preliminares que se desarrollaron durante la velada que contó con el triunfo por puntos de Claudio Ortega sobre José Manuel Moreno, en el campo amateur.

En la primera de profesionales y a cuatro vueltas en la división ligero, el villamercedino Esteban Stodulski derrotó por puntos al púgil mendocino de Luján, Leandro Adrián Tasinasso, en un buen combate.

Posteriormente y también en la misma categoría, el mendocino de Lavalle, Roberto Francisco Ogas (59,200 kg) venció por nocaut técnico en el tercer asalto al villamercedino Daniel Escudero (60,000 kg), en un combate que tuvo al finalmente ganador casi como protagonista exclusivo del pleito. Así sobre el tercer asalto y tras una serie de combinaciones, el mendocino apuró la definición que llegó cuando el árbitro dijo “no va más” para el mercedino.

En el primer semifondo la puntana Soledad Frías (50,600 kg) y la bonaerense María Magdalena Rivera (50,600 kg) empataron tras una vibrante pelea que levantó a los espectadores de sus asientos. El combate estuvo enmarcado en la división mosca y se desarrolló durante seis emotivos rounds en los cuales ambas boxeadoras se prodigaron por el espectáculo con constantes cruces.

La pelea fue dominada primero por la boxeaodra del Barrio Eva Perón, pero luego la oriunda de Luján y afincanda en Ramos Mejía, y crédito del ex campeón mundial Marcelo Domínguez, equilibró las acciones y por ello, la decisión de los jueces fue la más acertada. Las tarjetas fueron: 58,5 a 58 para Frías, 59 a 56,5 para Rivera y 58 a 58.

De esta manera, la boxeadora que representa al Plan de Inclusión Social (de hecho entró con una bandera) sorteó un difícil escollo porque enfrente tuvo a la invicta bonaerense que desplegó toda su experiencia para tratar de ganar la pelea y sabe de este tipo de combates.

Finalmente en el semifondo, en una pelea de la división supermedianos, el uruguayo César Adrián Sastre Silva (72,600 kg) le ganó por puntos y en fallo dividido al mendocino Carlos Gabriel Ozán (72,900 kg) tras una intensa pelea que se caracterizó por la entrega de ambos, a tal punto, que la diferencia que vieron los jurados fue muy exigua a favor del púgil charrúa. Uno de ellos lo vio ganador a Ozán 57,5 a 57, mientras que los otros dos restantes le dieron la pelea a Sastre Silva 58,5 a 57,5 y 57,5 a 57.

Alejandro Antonio Valori sigue reinando entre los cruceros. Al final, se fue aplaudido por el público sanluiseño.