En la exposición a cargo del primer mandatario puntano, realizada en el Teatro de la Casa de la Cultura, se delinearon los objetivos que tiene el proyecto elaborado por el Ministerio de Medio Ambiente, Campo y Producción en conjunto con científicos del CONICET, INTA, entre otros organismos. “Vamos a hacer cumplir enormemente la Ley de Uso de Suelos”, sostuvo el gobernador Alberto Rodríguez Saá y adelantó que en la apertura de las sesiones legislativas se anunciará la emergencia ambiental en la zona de la Cuenca del Morro. A su vez, instó a los productores y a la comunidad de Villa Mercedes a forestar y a plantar árboles en abundancia. 

La mesa académica estuvo conformada por el jefe de Estado; el ministro de Medio Ambiente Campo y Producción, Cristian Moleker; el rector de la Universidad Nacional de San Luis, Félix Nieto Quintas y el investigador del CONICET, Esteban Jobbagy.

En su mensaje, el mandatario recordó que “hace 10 años aproximadamente cuando se produjo el Río Nuevo parecía algo, lo que era el río fueron los ríos, y llegó una situación donde hubo problemáticas porque corría riesgo la población y la ciudad de Villa Mercedes”.

Relató la anécdota que le transmitieron uno de los productores cuando estuvo presente en la zona luego de asumir su candidatura en diciembre: “Un día a la noche, escucharon una enorme explosión, como si fuese un terremoto, una bomba. Salieron a ver de qué se trataba y vieron un gran socavón, un hundimiento en el suelo, de una extensión de 80 a 100 metros de ancho, una extensión de 200 metros, y una profundidad de unos 15 metros, es lo que se denomina implosión. Se comenzó con un socavón y hoy en día hay entre 30 y 40”, señaló el gobernador.

Rodríguez Saá aseguró que están buscando las soluciones y que “vamos a aprender trabajando todo lo necesario sobre los ríos”. Explicó que la zona afectada es un polígono irregular de alrededor 1200 kilómetros cuadros, lo que equivale al 2% del territorio provincial: “Es una gran extensión que está sufriendo el problema. Villa Mercedes debe preocuparse por el problema, a lo igual que los productores y los dueños de los campos que están dentro de ese sector”.

El primer mandatario puntano hizo un pormenorizado análisis de la situación.El primer mandatario puntano hizo un pormenorizado análisis de la situación.

El mandatario detalló que llevarán adelante una política de ordenamiento territorial: “Vamos a afectar a categorías de mayor corrección la totalidad de los bosques nativos existentes de la zona de la cuenca del Morro y su  área de influencia que abarca una superficie de 4720 hectáreas”.

“Los bosques nativos hoy tienen una categoría verde si se quiere, es decir, se pueden cortar, esto es un error que hoy tenemos que remediar, vamos a declarar prontamente una emergencia ambiental desde Villa Mercedes hasta El Morro, y vamos a colocarla en categoría amarilla que significa que no se puede cortar ningún árbol, salvo que sea para realizar un trabajo para solucionar el problema”, sostuvo.

Por otra parte, puntualizó que se exigirá la presentación de planes de manejo de suelos desarrollado presentado por profesionales en la materia, en el marco de la Ley de Suelos de la provincia y de acuerdo a las características topográficas del terreno, con el fin de la búsqueda de buenas prácticas agrícolas para que la producción incorpore la visión de sustentabilidad.

“Vamos a hacer enormemente que se cumpla con la Ley de Suelos, donde haya posibilidades de erosión se trabajará con curvas de nivel. Además, vamos a exigir que los productores que planten soja, hagan una segunda plantación en la próxima estación”, explicó.

En esa línea manifestó que los productores tendrán la responsabilidad de forestar el 5 % de sus campos. Lo que se traduce en 5 años en 6.125.000 árboles, 1.225.000 al año. Las especies propuestas son las que presentan un mayor consumo de agua, como los sauces, álamos, eucaliptus, acacias, algarrobo, aguaribay, entre otras.

“Vamos a aplicar una regla en la cuenca del Morro, rectángulo de Villa Mercedes, Justo Daract, el que rompe paga”, dijo Rodríguez Saá y añadió que la forestación buscará un punto de equilibrio, donde sí se planta como corresponde, se hace una segunda cosecha, se realiza la forestación y determinamos que no se saquen más árboles y sólo se planten, se puede llegar a encontrar ese punto.

Manifestó también que se tomaran las prevenciones necesarias: “Vamos a trabajar en conjunto con los científicos que nos van a monitorear, nos van a advertir y van a tener preparadas las prevenciones para que cuando salga la soja y llueva no se sumen los problemas”.

Rodríguez Saá también pidió la colaboración a la comunidad de Villa Mercedes, de Justo Daract, a la base de Villa Reynols y a los dirigentes sociales para que se haga una gran campaña de forestación en toda la ciudad: “Plantemos árboles de más y ayudemos que todo lo que hagamos, quiero ponerme al frente de la campaña de forestación y de la solución de este problema”.

Sobre el final de su exposición, se refirió a la plantación de la soja y la utilización del glifosato: “El glifosato lo hace la empresa Monsanto, el cual está cuestionado si es bueno o es malo. Sucedió en Córdoba y está aprobado por el tribunal de esa provincia que el polvo del glifosato si llega a los humanos es cancerígeno y hubo deformaciones en un niño de un pueblo de Córdoba que estaba en cercanías a las plantaciones. Por ello vamos a prohibir el uso del glifosato cerca de Villa Mercedes, cerca de los pobladores. En San Luis nadie usa glifosato en las narices de nuestros niños”.

El público siguió con atención las exposiciones de Rodríguez Saá y el investigador del CONICET, Esteban Jobbagy. El público siguió con atención las exposiciones de Rodríguez Saá y el investigador del CONICET, Esteban Jobbagy.

Por su parte, Jobbagy, quien es Ingeniero Agrónomo de la UBA e investigador del CONICET, realizó un raconto desde la ciencia sobre la temática. Expuso que la labor se ha llevado adelante con la participación de diferentes organismos como CONICET, INTA, INA, UBA, Gobierno provincial y periodistas. En 2015 se presentó un reporte de la temática donde se sintetizó el problema y se llegó a un consenso.

El científico aseguró que no es un proceso de erosión típica, consta de agua, sedimentos y sales y el desafío del trabajo está en entender, proyectar y manejar el paisaje y le atribuyó que él porque del problema y en este tiempo se relaciona con el tipo de paisaje de la cuenca, a como se usa ese territorio y a el cambio constante del clima.

En respuesta, el investigador dijo que hay que realizar un proceso de adaptación, mitigación y se deben realizar obras flexibles y rápidas por parte del Estado.

Participaron también de la presentación el vicegobernador de la Provincia, Carlos Ponce;  el ministro de Obras Públicas e Infraestructura, Felipe Tomasevich y sus pares de Salud, Roberto Schwartz; de Turismo y Las Culturas, Liliana Bartolucci; el intendente de Villa Mercedes, Mario Merlo; el presidente de San Luis Agua, Facundo Domínguez; funcionarios del Ejecutivo provincial y productores mercedinos y de la región.