El encuentro se realizó en el despacho del gobernador, Alberto Rodríguez Saá, en compañía de su gabinete. Agustina Rodríguez Saá dejará la dirección ejecutiva de FISAL para cumplir su nuevo rol de rectora de la Universidad Nacional de los Comechingones que se encuentra en su etapa fundacional. “Es un proyecto amplio que generará muchas posibilidades para el desarrollo de la región porque aportará al conocimiento, a la cultura, y al crecimiento económico”, destacó la rectora. 

El primer mandatario puntano, en conjunto con su gabinete de ministros, recibió en la tarde del miércoles los saludos protocolares de Agustina Rodríguez Saá quien es la rectora organizadora de la universidad que tendrá sede en Villa de Merlo. Su nombramiento fue firmado el pasado 8 de abril por el ministro de Educación y Deportes de la Nación, Esteban Bullrich.

“La semana pasada estuve en Buenos Aires en el Ministerio de Educación, puntualmente en la Secretaría de Políticas Universitarias donde tuve la notificación formal. En esta primera etapa el mandato por Ley que tenemos es desarrollar el proyecto educativo institucional que es como el documento madre de la universidad que queremos, lleva un tiempo, su desarrollo y la realización de un estatuto provisorio que es un trabajo legal y técnico”, explicó Agustina Rodríguez Saá.

Detalló que en el desarrollo del proyecto educativo institucional se vincularán no sólo con el Gobierno de la provincia, sino también con los gobiernos locales, la comunidad, y con las empresas para que la universidad tenga un perfil no sólo con el mundo académico sino con el mundo del trabajo. “La universidad va a tener carreras de grado y postgrado y aspiramos que los egresados tengan una formación en un espacio que al terminar sus estudios tengan una rápida salida laboral”, agregó la rectora.

A su vez describió que se encuentran dando los primeros pasos: “Estamos en una etapa fundacional, con tareas administrativas como buscar la sede hasta armar este proyecto institucional, que se requiere un trabajo técnico, en conjunto con la CONEAU (Comisión Nacional de Evaluación y Acreditación Universitaria) que será quien aprobará el proyecto”.

Finalmente, dimensionó la importancia de la casa de altos estudios porque se equiparará a cualquier universidad nacional del país.