El gobernador de la Provincia, Dr. Alberto Rodríguez Saá, le tomó juramento hoy a las 13:00 al comisario general Juan Antonio Páez como nuevo jefe de la Policía de la provincia de San Luis. “Venimos a recuperar, generar, motivar, hacer todas las acciones tendientes a restablecer la confianza, por eso la Policía tiene que abrir las puertas a que los ojos de los civiles se nos acerquen y nosotros vamos a abrir las puertas para que los ojos de los civiles nos puedan mirar”, sostuvo el primer mandatario y adelantó que el lunes asumirá la plana mayor.

De la ceremonia de asunción participaron el vicegobernador, Carlos Ponce; la ministra de Seguridad, Beatriz Alagia; demás ministros y secretarios; autoridades legislativas; integrantes de la plana mayor; jefes de cuerpos y dependencias; personal de bomberos y de diferentes divisiones de la fuerza; autoridades militares y familiares.

A las 13:03 el jefe de Agrupación 10 de Diciembre, comisario inspector Roberto Poggio presentó la formación policial al jefe de Estado. La Banda de Música dirigida por el suboficial mayor retirado Emilio Fasulo interpretó el Himno Nacional Argentino. Luego se compartió un minuto de silencio por los policías que dieron su vida en el cumplimiento del deber. Seguidamente el padre Aníbal Sosa realizó una invocación religiosa pidiendo la protección de la Virgen del Rosario del Trono.

Rodríguez Saá adelantó al inicio de su mensaje que el lunes volverá a la Plaza de Armas a poner en funciones a la plana mayor. “Cuánto quiere el pueblo a la Policía de San Luis, cuánto quiere la historia y cada uno de los ciudadanos a esta Policía. Los primeros antecedentes de nuestra Policía en el derecho patrio fueron sus conocimientos y sus integrantes, fueron nuestros granaderos puntanos que acompañaron al general San Martín en la lucha por la Independencia nacional, ahí están los nombres de cada uno de nuestros ascendientes, nuestros nombres criollos son nombres que descienden de esos ilustres puntanos y uno de ellos, el más grande, valeroso y enorme, coronel Juan Pascual Pringles”, dijo Rodríguez Saá al inicio de su mensaje.

Luego recordó que cuando fue gobernador en las gestiones anteriores pautó que cada vez que se reuniera con la Policía harían una oración invocando la figura del coronel Pringles, pidió que se restituya esta norma para que se rinda tributo al pasado histórico.

“La Policía de San Luis comenzó a organizarse, de la manera como la conocemos ahora, hace más de cien años. San Luis era un pueblo manso y noble y tenía una Policía mansa y noble con una gran confianza, que es la palabra que querría dejar hoy para meditar. Confianza entre el pueblo y la Policía de San Luis”, manifestó el mandatario y luego señaló: “Quiero dejar demostrado mi amor y mi afecto por esta Policía de San Luis, mi padre, don Carlos Juan Rodríguez Saá fue jefe de la Policía de la provincia, durante el Gobierno de Toribio Mendoza y Reynaldo Pastor, creó la enfermería policial, las capacitaciones y le puso todo el cariño. Todos tenemos algún pariente que ha sido o es policía, eso es una gran confianza”.

Más adelante contó que en los 60 se profesionalizó la Policía y llegó a estar a altura de los tiempos. “Luego fue formándose como una corporación alejada del Estado. Nuestro deber y obligación es restablecer la confianza entre el pueblo y la Policía. Para recuperar la confianza y rendirle tributo al amor que San Luis siente por la Policía, debemos actuar dentro de la ley, dentro de la ley todo, fuera de la ley nada”, afirmó Rodríguez Saá.

“Venimos a recuperar, generar, motivar, hacer todas las acciones tendientes a restablecer la confianza, por eso la Policía tiene que abrir las puertas a que los ojos de los civiles se nos acerquen y nosotros vamos a abrir las puertas para que los ojos de los civiles nos puedan mirar. Que nadie en la Policía se salga de la subordinación o piense que hay una acción tendiente a perjudicar la fuerza, por el contrario. Vamos a demostrar nuestro amor caminando a restablecer la confianza”, destacó y anunció que la Escuela de Policía tendrá las mejores capacitaciones y pondrá al frente un policía retirado o una persona allegada a la fuerza siempre dependiendo del Ministerio de Educación.

En el final, Alberto Rodríguez Saá le dijo a la Agrupación “subordinación y valor” a lo que todos respondieron “para servir a San Luis”.

A la 1:16 el mandatario puntano firmó el decreto que designó al comisario general Juan Antonio Páez al frente de la fuerza policial provincial. “Es un gran honor y una gran responsabilidad para mí, espero estar a la altura de las circunstancias”, sostuvo Páez.

“Me comprometo a trabajar poniendo todo mi esfuerzo y dedicación por el bien de la sociedad a la cual nos debemos y deseamos integrarnos cada día más. Ser un servidor público implica cumplir con lealtad y patriotismo la tarea de cuidar al prójimo, al débil, a los ancianos, a los necesitados, a los niños, a las mujeres víctimas de violencia. Ser un servidor público implica honrar el uniforme policial. Las puertas de esta jefatura van a estar abiertas a la comunidad para recibir reclamos y pedidos”, indicó el jefe de Policía y pidió luego a los efectivos continuar trabajando “en lo que viene haciendo bien y corregir los errores”. Finalmente agradeció a su familia que vino de La Toma a acompañarlo y dedicó un párrafo aparte para recordar a su madre.