El encuentro se celebró en el auditorio de la Caja de los Trebejos, en el Hotel Internacional Potrero de los Funes. Los ejes centrales fueron la educación pública, la calidad educativa, la innovación en la enseñanza y el mejor salario docente.

Frente a un lleno total del recinto, Alberto Rodríguez Saá, que estuvo acompañado por el ministro de Educación, Marcelo Amitrano y funcionarios del gabinete provincial, agradeció la presencia de los responsables de todas las casas de estudio del territorio sanluiseño, felicitando por la labor realizada a todos los docentes y confesándose, en lo personal, como un enamorado de las escuelas de la Provincia: “Fui al jardín de infantes de la ‘Lucio Lucero’, que a la fecha sigue acompañándome en la vida, luego a la Normal ‘Juan Pascual Pringles, y simultáneamente a la noche cursé la escuela de dibujo técnico. A posterior me tocó dar clases prácticamente en todas las escuelas de San Luis, y también clases en diversas universidades de la Argentina y en la de Salamanca; quiero mucho a las escuelas de San Luis y además las conozco”.

Adentrándose en los temas fijados para la oportunidad, el primer mandatario sostuvo que “estoy a favor de la escuela pública gratuita y obligatoria, gloria al gran Sarmiento, creador de la Ley N° 1420, que democratizó y secularizó la enseñanza, como también lo hiciera nuestro Juan Crisóstomo Lafinur”.

3

También resaltó que “la educación está en crisis, porque la sociedad está en crisis. Si vamos a las aulas vamos a escuchar a los chicos que los padres se separaron, que no tienen qué comer, que el padre le pegó o se fue de la casa, y hasta algunos cuentan que tienen que salir a robar por la noche, junto con la problemática del consumo de drogas y demás situaciones. Es que se ha roto el sistema de convivencia en el mundo, cuando Estados Unidos tomó represalias por el ataque a las torres gemelas, al margen de lo que resolviera la Organización de las Naciones Unidas; en la Argentina, cuando nos enojamos con los uruguayos por las papeleras; en la provincia, en la familia, en los clubes. No tenemos la culpa, pero tenemos el problema, la crisis; el problema de los chicos que no estudian y tampoco trabajan; hay padres que ven en la escuela una suerte de guardería. A esto se suma el problema de la currícula; la educación significa futuro, y todos queremos el mejor futuro, pero estamos educando para el siglo XX, para la sociedad industrial, que sigue existiendo pero que ha sido superada, porque hoy estamos en la era científico – tecnológica, en la era de la globalización y ya estamos entrando a la era de la robótica y la biotecnología”.

El encuentro contó con una muy buena concurrencia de directores.El encuentro contó con una muy buena concurrencia de directores.

“Para la escuela debemos pensar en la innovación –remarcó el jefe de Estado-; el docente que quiera innovar, que innove, y el que no, que no lo haga. Debe ser libre, sin ninguna imposición. Se debe innovar en la currícula, en el espacio, en las formas y en lo que queramos. Por ejemplo, se puede tomar un tema como el calentamiento global, y desde matemáticas estudiar los números de dicho fenómeno, también su historia, explicar desde la geografía qué es el monte Kilimanjaro, qué son las corrientes del norte y cómo influyen en el clima; un mero ejemplo de lo que sería innovar en la educación”.

Rodríguez Saá adelantó que “brindaremos mayores capacitaciones, trabajaremos junto con las universidades de La Punta y la de Oficios, recurriendo a todo lo que sea necesario y demande el sistema, para que los directores tengan poder de decisión. Vamos a invertir lo que sea necesario, incluyendo los edificios escolares”.

Por último, el gobernador de San Luis ratificó que “vamos a trabajar en el salario docente permanentemente. Una vez se pronuncie Nación veremos las cuentas de la Provincia y vamos a proponer un plan para repararlo aún más en esta coyuntura bastante complicada”.

Como cierre del encuentro, los docentes participantes compartieron un copetín de camaradería, en la terraza de la Caja de los Trebejos.