El gobernador de la Provincia, CPN Claudio Poggi, se reunió en la Sala de Reuniones con los ministros del gabinete. En la ocasión se analizó la caída de la coparticipación federal, del 40%, en los últimos 15 días.  Poggi, les solicitó la máxima austeridad en el gasto corriente sin discontinuar las distintas políticas de Gobierno.

La reunión de gabinete estuvo encabezada por el gobernador y participaron el secretario General de la Gobernación, Víctor Endeiza; el ministro de Hacienda y Obras Públicas, Néstor Ordoñez; y sus pares de Salud, Gastón Hissa; de Deportes, Carlos Rosso; del Campo, Gonzalo Amondarain; de Educación, Marcelo Sosa; de Seguridad, Martín Olivero; de Gobierno, Justicia y Culto, Eduardo D’Onofrio; de la Vivienda, Cecilia Lucero; la rectora de la ULP, Adelaida Muñiz; y la coordinadora de Hacienda, Teresita Capiello.

Uno de los objetivos de la reunión de gabinete fue evaluar la situación dada a raíz de “la gran baja nominal de los recursos” que a través de la coparticipación recibe la provincia de San Luis correspondientes a todos los impuestos federales que son recaudados por la Nación y distribuidos acorde a los parámetros establecidos.

El Estado provincial trabaja para prevenir lo que pueda ocurrir a partir de esta caída en lo que resta de mayo. “El Gobierno de la provincia siempre es muy cauteloso con sus finanzas. El gobernador le pidió a todos los ministros la máxima austeridad en los gastos corrientes, un replanteo de los recursos afectados a cada una de las actividades, sin dejar de realizar ninguna de ellas”, señaló Teresita Capiello, coordinadora del Ministerio de Hacienda y Obras Públicas.

Además, les pidió que se involucren en lo que atañe a la recaudación de los recursos propios que tiene cada ministerio, como son “los recursos no tributarios que provienen de multas, recursos federales o relacionados con la salud, educación o medioambiente que pueden gestionarse a nivel nacional o que proviene de leyes provinciales relativas al control y al fomento”.

“Es muy preocupante, porque hemos tenido -en lo que respecta a abril y la primera semana de mayo- una baja nominal del 40% en lo que es la revisión de los recursos que vienen diariamente, se recaudan y distribuyen de forma automática”, dio a conocer la coordinadora ministerial.

“No solo se habla de una baja de 40% nominal sino que se debe considerar además la pérdida de poder adquisitivo, pues de acuerdo a las últimas estimaciones de las consultoras, la inflación interanual es del 30%. Es un impacto muy importante, un impacto directo en las finanzas provinciales”, indicó Capiello.

La funcionaria destacó también que el 45% de los recursos presupuestarios surgen de los fondos federales, de modo que es “un gran impacto, de forma directa para la Provincia e indirecta para los municipios, porque así como de forma automática la Nación distribuye los recursos federales, también la Provincia -cuando llega- se distribuye de forma automática la coparticipación a los municipios”.

No se trata de algo, arbitrario sino de una distribución automática, “seguramente obedece a una baja importante que está teniendo la AFIP, entendemos nosotros producto de la caída en la actividad pronunciada”, sostuvo Capiello.

“Los impuestos se pagan meses posteriores al mes de la obligación donde se generó el hecho imponible. De modo que en el año 2014 la caída de la actividad fue de más del 2% en toda la Argentina. Cuando sin crecer, debería ser el crecimiento vegetativo por lo menos un 3%, una caída de más del 2% y de acuerdo a los guarismos del mes de abril, excepto algunas actividades, en general el promedio de caída para el primer trimestre oscila en el 1,5%”, puntualizó.

Según los datos aportados, esta caída se debe a la recesión y la baja en las exportaciones e importaciones, que si bien no impactan directamente sobre la coparticipación sí funcionan como indicadores.

Según los datos aportados, la mayor caída se ha producido en los sectores de comercio, servicios, industrial y actividades primarias que son la base para la recaudación de los impuestos federales: IVA, Ganancias, entre otros. “Esto además preocupa mucho porque el mes de más recaudación suele ser mayo, porque es el vencimiento de ganancias de empresas y porque además se liquida la soja; entonces, que en este mes tengamos una caída nominal es realmente muy preocupante”, agregó Capiello.

Por último, la funcionaria destacó que el Fondo de la Soja también sufrió una caída muy importante, que fue del 30% de diferencia de valores nominales con respecto al mismo período del año anterior; esto afecta a la Provincia, que recibe parte de este fondo y a los municipios que reciben la proporción correspondiente de acuerdo a lo que está establecido.

De cualquier manera, la recaudación provincial mantiene la variación de la inflación, entre un 25% y 30%, de acuerdo a la temporada. Se observa que no ha habido una baja sustancial en valores nominales.

En resumen: Máxima austeridad, continuar con el cuidado de las finanzas para lograr los mismos objetivos con la menor afectación de recursos y buscar la manera de mejorar la recaudación, fueron los pedidos del gobernador hacia sus ministros.