EL GOBIERNO DE ALEMANIA APROBÓ HOY ENVIAR AVIONES DE RECONOCIMIENTO Y UNOS 1.200 MILITARES A MEDIO ORIENTE PARA EXPANDIR SU ROL EN LA COALICIÓN INTERNACIONAL ENCABEZADA POR ESTADOS UNIDOS CONTRA EL ESTADO ISLÁMICO (EI), UN SALTO CUALITATIVO QUE DEBERÁ RECIBIR LA LUZ VERDE DEL PARLAMENTO EN LOS PRÓXIMOS DÍAS.

“Esta es una importante señal de solidaridad en Europa. Estamos demostrando que estamos unidos”, celebró ante un grupo de periodistas el líder de la bancada oficialista en el Bundestag, la cámara baja del Parlamento alemán, Volker Kauder, citado por la agencia de noticias local DPA.

Después de que el EI reivindicara los atentados del 13-N en París, el presidente francés, Francois Hollande, llamó a sus pares europeos a sumarse con mayor fuerza militar a la campaña de bombardeos aéreos que comenzó Washington hace más de un año contra este grupo islamistas en Siria e Irak.

Mientras que el gobierno británico pedirá permiso mañana a su Parlamento para sumarse a los ataques militares contra el EI en Medio Oriente, la canciller alemana, Angela Merkel, hará lo mismo esta semana.

El Bundestag comenzará a discutir mañana miércoles la mayor misión militar externa de Alemania desde la Segunda Guerra Mundial y, dado que la coalición de gobierno conservadora de Merkel posee una mayoría propia, el texto final podría ser aprobado a fines de esta semana.

“Las fuerzas alemanas serán desplegadas en principio en y alrededor del territorio donde es operativa la organización terrorista del EI en Siria”, sostiene el borrador del proyecto de ley que será discutido, según informó la agencia de noticias Bloomberg.

El despligue alemán también alcanzará “el territorio de estados en donde el gobierno ha dado consentimiento, al igual que en el Mediterráneo oriental, Golfo Pérsico, mar Rojo y las zonas marítimas adyacentes”, agrega el proyecto.

Al presentar hoy el texto frente a su gabinete, Merkel recordó que “hasta ahora” la participación de Alemania en la coalición liderada por Estados Unidos se había concentrado en Irak “en la forma de entrenamiento y envío de armas” al Ejército y las milicias chiitas y kurdas de ese país que combaten al EI en el terreno.

“Ahora estamos expandiendo nuestra participación en la actual alianza, agregando el componente de la lucha contra el Estado Islámico en Siria”, agregó la canciller alemana.

De aprobarse esta semana la expansión del rol militar alemán en Medio Oriente, el primer avión de reconocimiento podría ser desplegado la próxima semana en la base aérea estadounidense de Incirlik, en Turquía, adelantó a la prensa más tarde el vocero del Ministerio de Defensa, Jens Flosdorff.

Si esto sucede, agregó, los primeros aviones Tornado podrían comenzar con sus misiones de reconocimiento sobre territorio sirio en enero próximo.

Merkel aclaró varias veces que los aviones alemanes se dedicarán a hacer reconocimiento y recolectar información sobre la situación en el terreno en Siria, en vez de sumarse a los bombardeos contra el EI que hoy lanzan Estados Unidos y Francia, principalmente.

El proyecto enviado al Bundestag autoriza a Berlín a mantener la misión por un año por un costo de unos 134 millones de euros y también habilita a desplegar un buque de guerra para proteger al portaaviones francés Charles de Gaulle, una nave insignia de la Marina gala que ya se encuentra en Medio Oriente, y un avanzado sistema satelital de reconocimiento.

En los últimos días el gobierno alemán destacó que salvo los pilotos, el resto de los 1.200 militares no entrarán nunca a territorios controlados por el EI.

Sin embargo, una encuesta de la consultora YouGov, publicada por DPA, advirtió hoy que un 71% de los alemanes temen que un mayor rol de Alemania en la ofensiva militar occidental contra el EI convierta al país en un posible objetivo de futuros atentados en Europa, como los que sacudieron a Francia hace casi tres semanas.

Pese a estar atemorizados, un 45% de los alemanes consultados apoyó la decisión de Merkel de ampliar su rol militar en Medio Oriente, mientras que un 39% se opuso, según el mismo sondeo.