El gobernador de Salta, Gustavo Sáenz, dispuso hoy el congelamiento de los sueldos de funcionarios públicos de la provincia por 180 días.

Además, el mandatario instruyó al Ministro de Economía a poner en marcha diversas medidas para la contención del gasto público.

El secretario general de la Gobernación, Matías Posadas, remarcó que esta decisión se da «en el marco de las políticas de austeridad que implementó desde el primer día de gestión, en donde, entre otras medidas, se redujo significativamente la estructura de cargos del Poder Ejecutivo».

Este lunes, el Senado y la Cámara de Diputados salteños congelaron sus remuneraciones así como las correspondientes a las autoridades superiores y al personal político de ambos cuerpos, también por seis meses.

Con este gesto, Salta se suma a las políticas de «austeridad» y de «solidaridad» que impulsa a nivel nacional el Gobierno de Alberto Fernández para restringir el gasto político y así estar en sintonía con el sacrificio de ajuste que se le pide a algunos sectores en el marco de la emergencia económica declarada recientemente por ley.