Alberto Rodríguez Saá comunicó a los jefes comunales que, en el corto plazo, desarrollará obras hídricas y viviendas para los inundados. También, parques en los accesos a las localidades. Los instó a elaborar una reforma política y les pidió trabajar en conjunto. “Quiero que trabajemos en conjunto, sin mirar los colores políticos. Ésta no será la única que vez que nos reunamos”, dijo el gobernador.

Alberto Rodríguez Saá se reunió en la noche del martes con veintiún intendentes. La cena tuvo lugar en Terrazas del Portezuelo y conversaron de obras, coparticipación y reformas políticas.

Juntos definen el inicio de diferentes trabajos de infraestructura para todas las comunas. Además acordaron que las primeras inversiones del Estado tendrán como destino aquellas localidades que padecieron las inundaciones en el verano de 2015.

Los jefes comunales de Villa Mercedes, San Luis, Merlo, La Punta, Concarán, Tilisarao, Justo Daract, San Francisco, La Toma, Juana Koslay, San Martín y Santa Rosa, entre otros, aceptaron la invitación y además de coincidir en la dirección de las primeras obras, también hablaron con Alberto sobre coparticipación, medioambiente y una futura reforma política.

Rodríguez Saá llegó a la confitería de Terrazas del Portezuelo a las 21:30 y tras saludar uno por uno a los intendentes se sentó junto a Mario Merlo, jefe comunal de Villa Mercedes, y del presidente del Concejo Deliberante de la ciudad de San Luis, Luis “Piri” Macagno. También estuvieron los ministros de Medio Ambiente, Campo y Producción, Cristian Moleker; de Hacienda Pública, Natalia Zabala Chacur; y de Gobierno, Justicia, Culto y Transporte, Eduardo Mones Ruiz.

Alberto les agradeció la presencia y comunicó que volverán a reunirse en el corto plazo para acordar una agenda de trabajo común.

“Vamos a hablar, nos veremos seguido, pero quiero que trabajemos mucho más de lo que hablemos”, remarcó. Luego dejó en claro cómo recibió la provincia tras la anterior gestión. “Estamos ordenando la provincia en la parte económica. No tenemos fondo anticrisis, no hay, lamentablemente no existe. Hacemos un esfuerzo enorme por equilibrar las cuentas. Igualmente, les comento que en marzo comenzaremos con algunas licitaciones para las primeras obras”, aseguró.

El gobernador pidió prudencia y paciencia a aquellos intendentes que no padecieron los efectos devastadores de la última inundación. Aclaró que las localidades que recibirán a las primeras inversiones serán aquellas que sufrieron el desborde de los ríos Conlara y Luján, entre otros. Concarán, Leandro N. Alem, Luján, Lafinur, San Francisco y Quines son algunas de las que recibirán distintas obras hídricas sobre los ríos que se desbordaron. También se desarrollarán puentes, caminos y se construirán viviendas para las familias que lo perdieron todo.

“Comenzaremos con distintos planes de desarrollo, quiero realizar los parques en cada comuna y un fuerte programa sobre medioambiente. Ésa es una materia que descuidamos mucho en el último tiempo. Me preocupa el estado del Río Nuevo, el avance de la desertificación y la contaminación que ejercen diferentes fábricas”, dijo el jefe de Estado.

“Haremos un relevamiento muy fuerte en ese ítem. Nuestros chicos no pueden heredar ríos contaminados”, aclaró.