Montiel Díaz dijo que analizarán hacer un planteo similar al de la Patagonia, que logró un límite de suba del 400%.

El tarifazo del gas natural, que empezó a regir a partir del 1 de abril, ya se hizo notar en algunos hogares y encendió el calor de la discusión por los nuevos precios. Algunos puntanos denuncian que recibieron la boleta con aumentos superiores al mil por ciento. Alberto Montiel Díaz, jefe del Programa Defensa al Consumidor, no descarta que la provincia pueda presentar algún recurso de amparo para exigir un techo en las subas. En Energía San Luis Sapem (ex Emprogas) indicaron que los incrementos son “una actualización” y los justificaron en que se viene postergando en San Luis desde 2008.

“Estamos estudiando el tema para ver si podemos hacer algún planteo similar al que hicieron las provincias de la Patagonia”, explicó Montiel Díaz y aclaró que primero deben analizar bien todos los puntos con mucha atención.

El abogado manifestó que, si bien ya recibieron las primeras consultas de los usuarios más afectados, aún no tienen asentada  de ninguna queja formal por los costos excesivos. También destacó que la normativa vigente no permite llevar a cabo ninguna acción, ya que el aumento está dado por una resolución nacional y rige para todo el país, ahora con la excepción de Tierra del Fuego, Santa Cruz, Chubut, Río Negro, Neuquén y también La Pampa, a las que le concedieron un tope de aumento del cuatrocientos por ciento.

La distribuidora Ecogas ya aplicó el nuevo cuadro tarifario a sus clientes mientras que la subdistribuidora “Energía San Luis Sapem” aseguró que aún no emitió las facturas con los nuevos precios porque recién se estaría cumpliendo el período de consumo bimestral, y estiman que a partir de la próxima semana lo hará, por lo que las boletas tendrán un precio mixto: llegarán con una parte del costo previo a los aumentos y otra con los nuevos valores.

“El valor por metro cúbico de gas costaba cerca de 27 centavos hasta marzo y pasó a una tarifa de casi 3 pesos a partir del 1 de abril”, explicó el gerente administrativo, Claudio Ferreira.

El directivo comentó que el impacto es muy fuerte porque en la provincia las tarifas estaban desactualizadas desde el 2008 y afirmó que casi no hubo aumentos del servicio desde ese año. Además mencionó que están atentos por si la Secretaría de Energía de la Nación emite alguna resolución que modifique en algo la aplicación.

También recordó las tarifas se diferencian de acuerdo a las distintas categorías de clientes, según los consumos que tengan y el cuadro tarifario que se le aplique. Uno corresponde al de tarifa plena o de valores normales, después el intermedio, que contempla beneficios para los que hacen ahorro en el consumo, y después el cuadro de la tarifa social.

“A un usuario de la categoría más baja y con el precio de tarifa plena, por ejemplo pasará a pagar de 20 centavos por metro cúbico consumido a 2,25 pesos, más los costos fijos, variables, impuestos e IVA”, dijo.