El huracán Doria tocó tierra en las Islas Abaco, en Bahamas, y generó destrozos millonarios. The National Hurricane Centerles avisó a los ciudadanos que mantengan las máximas precauciones para salvar sus vidas, ya que los vientos llegarían a las 180 millas por hora (289.682 kilómetros por hora) con ráfagas de hasta 200 millas por hora.

A las 11 de la mañana del 1 de septiembre, alertaron desde esa entidad. «Un período de vientos catastróficos y tormentas afectará hoy a las islas Abaco. Todos deben refugiarse y no estar en el centro del huracán. También sucederá esto más tarde o a la noche en Grand Bahama Island y los esfuerzos por proteger sus vidas y sus propiedades deberán ser al máximo».

En las imágenes de Abaco se ven desde autos hasta yates destruidos y la isla bajo agua. Se escuchan bocinas y se ven, como una medida de salvación, las ventanas de los hogares completamente cerradas y trabadas. Además, los aeropuertos Grand Bahama International Airport y Marsh Harbour de Abaco estuvieron cerrados.