El kilo de pan superó la barrera de los 100 pesos en algunos barrios de la capital de Buenos Aires como consecuencia del fuerte incremento en la harina y el trigo que, según aseguró este martes el presidente de la Cámara de Panaderos Industriales de la Ciudad, José Alvarez «están más caros que en los Estados Unidos».

El persistente proceso inflacionario catapultó los precios de los principales insumos del pan y se terminó reflejando en los valores de venta al público.

Según la cámara empresarial, el fuerte incremento en los precios provocó una caída de entre 40% y 50% en las ventas de pan y de facturas.

«La harina y el trigo están más caros que en los Estados Unidos», estimó Alvarez en declaraciones formuladas a radio 10, y advirtió que es imposible absorber las subas por lo que se esperan nuevos ajustes.

Por ejemplo, una panadería requiere 100 bolsas de 50 kilos de harina para la producción diaria, que tiene un costo unitario de mil pesos por lo que para iniciar la actividad debe desembolsar 100 mil pesos. NA