Desde 2018, el mercado de las naftas en la Argentina quedó desregularizado y los precios están atados al barril de petróleo y el dólar. Luego de aplicarle los impuestos locales, provinciales y nacionales, el litro de premium ya superó en el interior del país los $ 32.

Así se desprende de un análisis de ámbito.com sobre el apartado “Precios en surtidor”, que se publica en el portal del Ministerio de Energía, arroja que el valor más alto del país se registra en la provincia de Corrientes, donde el litro de premium alcanza los $ 32,35. La súper llega a $ 28,95. Es decir que llenar un tanque puede llegar a costar $ 1.600 en el primer caso y más de $ 1.400 en el segundo.

En la otra punta, la más barata se consigue en Tierra del Fuego, Santa Cruz, Neuquén y Chubut, en ese orden, con valores de entre $ 18,31 y $ 21,45 para las de menor rango y de hasta $ 24,40 para las de mayor calidad.

En lo que respecta a la Ciudad de Buenos Aires, el litro aún no supera los $ 30 en ninguna de las estaciones de servicio y se consigue como mínimo a $ 23,49. Mientras que en Provincia se ubican en los escalones más altos en comparación con el resto del país con un valor de la premium que alcanza los $ 31,99.