Según explicó Pringles no existe ninguna ordenanza que contemple la apertura temporal de cualquier negocio, pero sí en cambio “un expediente en trámite” que incluye la presentación de distinta documentación como requisito para la instalación de un local comercial.

La rectificación de la Intendencia llegó casi dos semanas después de que el director de Ingresos Públicos y actual titular interino de Comercio, Emiliano Fernández, indicara que al menos tres de las “saladitas” contaban “con un permiso provisorio” hasta que estuviesen listas las habilitaciones definitivas. Fue tras la polémica que inició el grupo de unos cuarenta comerciantes “autoconvocados”, que denunció públicamente que al menos cinco de esas ferias de venta de ropa funcionan ilegalmente en la ciudad.