Aseguran que los propietarios no pidieron permiso a la Comuna para tirarlo abajo. La casona está ubicada en avenida Mitre al 531.

Es un atentado a las raíces de nuestra ciudad”, manifestó la subsecretaria de Planeamiento Urbano, Susana Gerbaudo, en referencia a la demolición del edificio ubicado en avenida Mitre 531. Y es que la antigua casona es uno de los tantos patrimonios históricos de la ciudad, que conserva el Municipio. Hace algunos meses, la propiedad estaba en venta y  al parecer, los nuevos propietarios -de los que no sabe la identidad- tenían planes para su fachada: cambiarla por completo. Según Gerbaudo, lo que hicieron está prohibido y además, “no presentaron planes, ni permisos”, es por eso que decidieron llevar el caso a la Justicia.
Los albañiles encargados de la obra, llegaron a la avenida Mitre muy temprano. El ruido de los ladrillos golpeando el suelo, despertó a más de uno de los vecinos de la zona. Atónitos, los transeúntes se acercaron para ver qué pasaba. “Justo venía pasando por la vereda y casi me da un infarto. Me dijeron que no se iba a demoler. No puedo hablar, estoy muy triste. Me he quedado helada. No saben el valor que tiene este lugar, todas las cosas se trajeron de Italia, las rejas, los azulejos”, expresó Nilda Serpe, aún consternada. Y no es para menos, la mujer es  tataranieta de Benedicto Serpe, quien construyó el edificio en 1950.
A pesar de que la propiedad queda en pleno centro, fue una funcionaria que pasaba por el lugar, quien dio aviso. “Me comuniqué rápido para avisarles lo que estaba pasando, todavía había gente trabajando. La verdad que nos causó mucho dolor verlo así porque son espacios que desde la comunidad y el Municipio, cuidamos mucho”, se lamentó Sandra Zavala, integrante de la Comisión Patrimonio Histórico y de Preservación del Arte Público Monumental.
Gerbaudo llegó a los pocos minutos, pero los obreros ya no estaban, lo único que dejaron como prueba fueron los escombros en la vereda y sus herramientas en la parte de atrás. Después de recorrer el espacio, personal de la Unidad de Control e Inspección Municipal (UCIM), colocó una faja en la vereda y clausuró la obra.
La subsecretaria comunal de Recupero de Inmuebles Fiscales, Mónica Limina, señaló que “ya tomó intervención  la juez de Faltas” pero que asimismo se encargarán “de tomar medidas contravencionales penales de manera urgente”. Aseguró que “la inmobiliaria que se encargaba de la venta sabía que no podían tirar abajo la fachada ni dos habitaciones porque eran los únicos ambientes que se encontraban en su estado original”. Además, dijo que si no aparece el dueño, “publicaremos un edicto para que se presente. Y en cuanto lo haga, deberá remodelar todo el frente”.

Una casa con historia
Antes de funcionar como el residencial “El Sol”, la propiedad se utilizó para traer niños al mundo. Como Clínica La Merced funcionó hasta 1972. “Luego la compró la familia Belletini, ellos fueron los primeros en convertirlo en un lugar de hospedaje. Siempre fueron muy cuidadosos, hasta nos habían pedido que hiciéramos un estudio para proteger el frente y lo que quedaba desde 1950. En nuestro registro de patrimonios está considerado de categoría ‘B’, lo que significa que contiene muchísimo valor cultural y arquitectónico”, contó la arquitecta Viviana Torres.