En el Olímpico de Roma, el delantero de la Selección festejó su primer título en el fútbol de Italia. El equipo del Sur venció 3-1 a Fiorentina. El mismo trofeo, con la misma camiseta, lo había ganado Maradona en 1987.
Gritó Gonzalo Higuaín, incluso a pesar de no haber festejado goles. Sucedió en el estadio Olímpico de Roma: su equipo, el Napoli, se impuso por 3-1 a la Fiorentina y se consagró campeón de la Copa Italia. Se trata del quinto título del equipo del Sur en la competición. En la temporada 86/87, con Diego Maradona como capitán y figura, Napoli también había festejado.

Hubo tropiezos en la antesala. El encuentro comenzó más tarde a consecuencia de los incidentes acontecidos en la cercanía del estadio. En esos enfrentamientos, hubo dos heridos de bala.

Lo mejor de la final, de todos modos, sucedió en el comienzo del partido: antes de la media hora, el Napoli ganaba 2-1. A los 11, tras un pase de Marek Hamsik, Lorenzo Insigne puso en ventaja al conjunto de Rafa Benítez. Seis minutos después, también Insigne -luego de una asistencia de Higuaín- marcó el segundo. A los 28, descontó el peruano Juan Vargas.

En el Napoli, además de Higuaín, fue titular el defensor del seleccionado Federico Fernández. En la Fiorentina jugó los noventa minutos el marcador central Gonzalo Rodríguez.

El encuentro tuvo un final de angustias. Faltando once minutos el Napoli se quedó con diez (por la expulsión de Inler) y tuvo que aguantar el gol de ventaja. Sin embargo, ya sin Higuaín (fue reemplazado por Goran Pandev en los últimos 20), en el segundo minuto de descuento, Dries Mertens estableció el 3-1. El definitivo. El de la gloria. El que permitió la celebración…