Este sábado no será un día cualquiera para el fútbol argentino. River y Boca se enfrentarán en el Monumental en el que será el Superclásico más importante de la historia. Pero sólo uno será el campeón de la Copa Libertadores y sus hinchas podrán festejar en el Obelisco.

Después de varias reuniones de las fuerzas de Seguridad, se tomó la decisión de habilitar el Obelisco para el festejo de los hinchas del campeón. Incluso, el emblemático monumento porteño será iluminado con los colores del ganador de la Superfinal.