Foto: web

Con una misa por el centenario del nacimiento de Juan Pablo II, el papa Francisco reabrió al público la Basílica de San Pedro tras más de dos meses de cierre por la pandemia de coronavirus.

«Era un hombre cercano a la gente y recorrió el mundo buscando a su gente», recordó el pontífice a su antecesor polaco, al celebrar la misa matutina desde el altar que contiene los restos de Karol Wojtila, el Papa número 264 de la Iglesia entre 1978 y su muerte en 2005.

Durante la misa celebrada en la basílica de la tumba del papa Juan Pablo II había unas 30 personas, separadas en los bancos, con barbijo y guantes como es obligatorio para los fieles en Italia. En los ingresos, personal sanitario con termoescáneres tomaba la temperatura de los visitantes para evitar la entrada de los que tengan más de 37.5 grados.