El papa Francisco lamentó durante la misa de Gallo la “paradoja” que se da durante las fiestas “cuando unos pocos banquetean espléndidamente y muchos no tienen pan para vivir”.

“Se debe superar la cima del egoísmo, es necesario no resbalar en los barrancos de la mundanidad y del consumismo”, reclamó Jorge Bergoglio durante la homilía pronunciada en la Basílica de San Pedro, apenas pasadas las 22 de Roma (18 de Argentina).

“Esta noche, también nosotros subimos a Belén para descubrir el misterio de la Navidad”, planteó el pontífice al iniciar la homilía de la misa que concelebró junto a 40 de los principales cardenales de la Curia.

La celebración había comenzado casi una hora antes, con el tradicional canto en latín de la “Kalenda”, y la figura del pontífice argentino junto a niños de China, Japón, República Democrática del Congo, Rumania y de Panamá, a donde viajará del 23 al 27 de enero próximos.