En la costa entrerriana deberían evacuar a unas 2.000 personas. Capitanich dijo que será el miércoles el pico de la crecida en Chaco y Corrientes.

El pico de la crecida del río Paraná se espera para el miércoles en Corrientes y Chaco, así lo informó esta mañana el jefe de gabinete nacional Jorge Capitanich. En tanto, el Paraná empezó a crecer también en Entre Ríos.

“Nosotros vamos a tener un sistema de información que se publicará diariamente, pero hoy estamos observando que en Ituzaingó, Itatí y Paso de la Patria, además de Barranqueras, se corren las previsiones del pico máximo para el miércoles, por lo que vamos a ir observando la evolución”, precisó Capitanich. Sin embargo, en las últimas horas el río se mantiene estable en Corrientes y Chaco, pero también sigue el alerta.

Explicó que el pico máximo del caudal de Yacyretá está en el orden de los 30 mil metros cúbicos por segundo y que en este momento “está en descenso”, y descartó de plano cualquier posibilidad de que la represa tuviese alguna grieta o problema de alguna naturaleza.

Por su parte, el río Paraná creció en las últimas horas frente a la costa entrerriana, con excepción de Victoria, pero sin provocar aún evacuaciones de pobladores costeros, informaron hoy voceros de la Prefectura Naval.

A pesar del repunte, la provincia mesopotámica aún no sufre los efectos de la anunciada creciente, producida por las copiosas lluvias caídas en el sur del Brasil. El río Paraná tenía hoy frente al puerto de La Paz una altura de 5,15 metros. Esa ciudad entrerriana, que será la primera en sentir los efectos de la inundación, entrará en la etapa de alerta cuando el río alcance una altura de 5,80 metros. Mientras las evacuaciones comienzan cuando el río alcanza los 6,15 metros.

En Santa Elena el río estaba en un nivel de 5,05 metros; en Hernandarias, 4,60 y en Paraná, 3,90 metros. Frente a la capital entrerriana el alerta se pone en vigencia a partir de los 4,70 metros y las evacuaciones se inician al llegar las aguas a los 5 metros.

Según las últimas estimaciones, el impacto de la creciente del río Paraná frente a la costa entrerriana sería mucho menor a lo anunciado inicialmente por el Instituto Nacional del Agua (INA). En un principio se calculó que la altura del río en el puerto de la ciudad de Paraná llegaría el 26 de este mes a los 5,90 metros, pero los últimos informes señalan que el pico de la creciente se reduciría a 5,10 metros, apenas diez centímetros por encima del nivel de evacuación.

Entre Ríos ya puso en vigencia el protocolo para hacer frente a este tipo de situaciones, efectuó un primer relevamiento de las personas que pueden resultar afectadas por la creciente y preparó los lugares adonde se alojará a los evacuados.

Se calcula que en la ribera entrerriana bañada por el río Paraná será necesario evacuar entre 1.500 a 2.000 personas. Según datos del Servicio de Sanidad Animal (Senasa), en las islas entrerrianas hay casi 600.000 animales pastando, cuyos propietarios ya comenzaron a evacuarlos para evitar que mueran ahogados durante la inundación.

Fuente: Télam.