Otra mala noticia para Paolo Guerrero. Luego de conseguir un amparo para poder jugar en el Mundial Rusia 2018, y tras ser transferido al Inter de Porto Alegre, el delantero peruano fue suspendido por ocho meses, a raíz del caso de doping que le fue detectado en el partido entre Perú y la Argentina, en las eliminatorias sudamericanas, en 2017.

Según informó el medio brasileño Globoesporte, la justicia suiza revocó la medida cautelar que le permitía volver a las canchas después de ser suspendido por el TAS. De esta manera, deberá cumplir los ocho meses que restan de la sanción, pudiendo regresar a las canchas en abril de 2019.

Guerrero, que tras su paso al Inter batió el récord de venta de camisetas del club, siendo su N°79 la más vendida, deberá esperar para poder debutar en su nuevo club. De todos modos, esto no preocupa a los dirigentes ya que, según trascendió, el contrato contemplaba esta situación y el delantero no cobrará su sueldo hasta que sea habilitado nuevamente.