El gobernador Alberto Rodríguez Saá se reunió con beneficiarios de Inclusión Social del departamento Pueyrredón. “La inclusión te da derecho a trabajar libre. No es un contrato de servidumbre”. Se realizará un censo y anunció capacitaciones.

Este martes, Rodríguez Saá llegó a las 11:10 al Complejo Polideportivo “El Ave Fénix”, donde fue recibido por 1500 trabajadores sobre la cancha central del estadio. Desde las cuatro tribunas también bajaron aplausos durante un discurso emotivo y con novedades. Asistió la titular del Ministerio de Desarrollo Social, Alida García Peanú, ministros y funcionarios.

El 6 de junio de 2003, el actual mandatario puso en marcha el Plan. Aquel día, miles de personas partieron desde la antigua Casa de Gobierno rumbo al Río San Luis para dividirse en parcelas, desmalezar, limpiar y embellecer sus márgenes. Cerca de 45 mil puntanos recuperaron la cultura del trabajo.

Historia y presente del Plan

Al inicio, el jefe de Estado recordó cómo la crisis de 2003 afectó a todo el país. “Había 24 puntos de desocupación en la Argentina, 14 puntos en San Luis”, dijo. “Cada 100 habitantes, 20 de esta provincia no tenían ni para comer. De cada 100, 14 no conseguían trabajo”, indicó en el primer encuentro tras su asunción el 10 de diciembre.

Luego, Rodríguez Saá recordó cuando conoció en Concarán a Ana María, una estudiante y madre de dos hijos que no tenía trabajo. A raíz de ese encuentro, nació la iniciativa que hoy tiene rango constitucional.

Las inscripciones reunían a personas con capacidades diferentes, madres solteras, mujeres mayores de 60 y adictos, entre otros. “Esos eran los excluidos. Y la sociedad, los estados, los municipios, las provincias, los empresarios, esconden a los excluidos, los meten debajo de la alfombra, no quieren que se vean”, expresó el gobernador quien repasó que hubo 49 mil inscriptos.

“Salimos caminando desde la Plaza de la Independencia rumbo al río que se llamaba Seco, donde estaba el anfiteatro, ahí nos organizamos y formamos las parcelas”, historió para subrayar, aplaudido: “En el Plan de Inclusión Social no hay jefes”.

“Algunos sectores de la clase media perdieron la servidumbre y les molestó”, apuntó el mandatario quien luego se refirió a la consulta popular que respaldó el Plan, su forma y continuidad.

El gobernador aclaró que el Plan de Inclusión Social no es un contrato de trabajo, ni un contrato administrativo. “Es un contrato de Inclusión Social donde tenemos muchos derechos y muy poquitos deberes”, explicó.

“La inclusión te da derecho a trabajar libre. No es un contrato de servidumbre. El trabajador de Inclusión Social no está para limpiar los baños, ni para cebar mates”, dijo aplaudido.

“Cada uno trabaja libremente en lo que quiera, derecho a trabajar sin jefe, libremente, en lo que me gusta”, enfatizó.

“Es un derecho y obligación capacitarse en lo que más nos guste. Derecho a tener una obra social, derecho a tener una aseguradora de riesgo. Obligación a capacitarse y buscar un trabajo mejor”, sostuvo.

Rodríguez Saá enumeró algunos de los logros del Plan. “Los trabajadores recuperamos el basural y lo convertimos y le dimos el nombre que corresponde según la historia. Hoy es gloriosamente el Río San Luis, uno de los mejores parques de la Argentina”, consideró. “Hace unos años nos premió el mundo por ser la provincia que más cantidad de árboles había plantado en el planeta Tierra en relación al número de habitantes”, agregó.

Repasando anécdotas de los trabajadores, el mandatario recordó también a la banda del Plan de Inclusión, al grupo de teatro, un coro, guitarristas y trabajos realizados contra la hepatitis. “Construimos viviendas para los más humildes”, resaltó.

“En San Luis hay 20 mil empleados públicos; 7 mil, 8 mil son del sistema docente, unos 4 mil policías, el resto, muy pocos, están en algunos organismos… habrá unos 6 mil que trabajan en Casa de Gobierno y 4 mil de Inclusión, en total unos 10 mil. Ayer cerramos las puertas y tomamos lista. Entraron a trabajar, como en un día cualquiera (elegido al azar), sólo 675 personas o sea, ¿tenemos 9350 ñoquis?”, expresó.

Los trabajdores del Plan de Inclusión Social asistieron a la cita con el gobernador Rodriguez Saá en "el Ave Fénix".

Los trabajadores del Plan de Inclusión Social asistieron masivamente a la convocatoria.

Novedades en Desarrollo Social

En referencia a los próximos egresados del Plan de Inclusión Educativa adelantó que se esperará para que los interesados puedan inscribirse en la Policía provincial. Además detalló que se vinculará a los trabajadores del Plan con la Ingeniería en Mantenimiento de la Universidad de Oficios “Eva Perón”.

Al considerar la situación en las cooperativas formadas mediante el Plan y en algunas escuelas de la provincia, el gobernador dijo que a los trabajadores “los han escondido de nuevo debajo de la alfombra para hacer tareas de servidumbre”.

Asimismo, adelantó cambios para la cartera de Desarrollo Social. “Vamos a trabajar juntos para capacitarnos en mejores trabajos”, dijo. “Vamos a hacer un censo y vamos a preguntarle en qué se quiere capacitar. Vamos a darle la capacitación que cada uno elija libremente”, sostuvo.

Rodríguez Saá indicó además que se hará un acuerdo económico social, con las industrias, comercios y gremialistas para que contraten a trabajadores de Inclusión Social. “El Plan durará hasta que el último trabajador tenga un trabajo mejor”, subrayó.

“A partir de mañana o el próximo día que tengan que trabajar, vayan al centro de Inclusión Social. Vamos a empezar a diagramar, la ministra les dirá lugares, y a hacer un censo”.

“El que se va a una escuela, que lo contrate el director y lo pague él. El que se va a un ministerio que lo pague el ministro”, aseveró.

Cerca de concluir, expresó: “La provincia ha quedado en tan mala situación que me he visto obligado a suspender el Carnaval de Río. Vamos a hacer el carnaval de las puntanas y los puntanos, nuestro”.

El gobernador mantendrá más reuniones con los trabajadores en diferentes ciudades y localidades del interior.

Testimonios

“El Plan de Inclusión es lo mejor que pudo haber hecho el Alberto” afirmó Juan Felipo, un trabajador de la ciudad de San Luis. “Es algo muy importante, porque volvió el Alberto y vuelve el progreso para el Plan de Inclusión Social”, agregó.

Carlos Baigorria, otro beneficiario, expresó: “El Plan ha sido una ventaja muy linda porque que nos ha ayudado en un montón de cosas y a salir de varios problemas que teníamos”.

Osvaldo Bruno y Adriana Flores, de San Jerónimo, forman una pareja que trabaja en el Plan desde la fundación y que viven con su hijo quien tiene capacidades diferentes. “El Plan me dio la casa, mantuvo a mi familia unida porque estuvimos a punto de separarnos; le debo todo al Plan y al Alberto”, dijo Bruno.

La política de Inclusión Social tiene rango constitucional en la provincia para quienes pasan una situación de vulnerabilidad. Este año se celebró el 12º aniversario de la creación del Plan.