Como parte de su campaña para las elecciones legislativas del 12 de diciembre en las que espera lograr mayoría, el primer ministro británico, Boris Johnson, pidió disculpas hoy por no haber realizado el Brexit el 31 de octubre como lo había prometido.

Jonhson llegó al poder en julio con la promesa de un Brexit «cueste lo que cueste» a finales de octubre, y afirmó que preferiría estar «muerto en el fondo de una zanja» antes que solicitar una tercera prórroga.

Sin embargo se vio obligado a ceder y a pedir a los europeos una nueva fecha hasta el 31 de enero, ya que el acuerdo que negoció con Bruselas no superó la prueba del Parlamento británico.

El dirigente conservador expresó su «profundo arrepentimiento» este domingo ante cámaras de Sky News y defendió su acuerdo, que en cambio es denigrado por su aliado estadounidense Donald Trump y su rival Nigel Farge, jefe del Partido del Brexit.