Lo afirmó este jueves, el intendente de La Punta, Martín Olivero. Se incrementó la fumigación de espacios verdes y el operativo de los agentes sanitarios en esa ciudad. De la conferencia de prensa participaron también funcionarios del Ministerio de Salud a cargo de los operativos de control y prevención.

Tras la confirmación ayer del primer caso de dengue importado en la provincia, este jueves por la mañana el intendente de La Punta, Martín Olivero, brindó una conferencia de prensa para detallar las acciones que se implementan en la ciudad.

“Quiero transmitirle tranquilidad a los vecinos porque la situación está controlada y estamos trabajando muy fuertemente con la fumigación de los espacios verdes”, subrayó Olivero.

El sábado un hombre de unos 70 años que vive en esa ciudad regresó a su vivienda, luego de vacacionar en Corrientes y Paraguay. El lunes comenzó con los síntomas de fiebre alta, picazón corporal, dolor intenso de cabeza y molestias articulares. Cuando arribó al Hospital “María Juliana Becker”, el paciente fue aislado y se activó el protocolo del Ministerio de Salud.

“Detectados los síntomas inmediatamente fue atendido, aislado y hoy está totalmente estable y controlado”, explicó el intendente quien destacó el accionar de la cartera sanitaria.

Olivero señaló que en la campaña contra el dengue que incluye fumigación, descacharrado y desmalezado, trabajan alrededor de 30 personas y tres tractores.

El jefe del Programa Epidemiología y Estadística, Marcelo Riera, indicó que el paciente es ambulatorio. “Está en perfectas condiciones, completamente estable, sin ningún signo de alarma y habiendo ya cursado la fase más aguda de la enfermedad”, dijo.

“El paciente, ni bien detectó los síntomas, informó por dónde había transitado. O sea que estaba informado para darle toda la información al sistema de salud. No se automedicó en ningún momento. De hecho, ni bien presentó los síntomas consultó al hospital de la zona. Hizo todo lo que un buen paciente debe hacer”, describió Riera.

El hombre de 70 años viajó junto a su esposa. “Su señora se encuentra asintomática”, aclaró el funcionario. “Habiendo estado en la misma zona y pernoctado en los mismos lugares entendemos que al no desarrollar síntomas la estaría excluyendo de la sospecha. De todas maneras, por una cuestión de seguridad, le estamos tomando muestras para el análisis”, sostuvo.

Riera recordó cómo llegó el enfermo al hospital ayer. “Constatados los síntomas compatibles con la enfermedad, y este nexo epidemiológico, ya que el paciente había transitado por una provincia que tiene alta circulación de la enfermedad, y en Paraguay donde están en brote epidémico por dengue, en su regreso se toma la muestra en el laboratorio del hospital y luego la muestra se derivó a nuestro laboratorio de referencia provincial”, repasó.

“Desde que el paciente fue visto hasta que tuvimos la confirmación del caso transcurrieron cinco horas”, agregó. Durante las dos horas posteriores, luego de las 17:00, personal de Salud aplicó medidas de aislamiento en el domicilio del hombre. Riera afirmó que buscaron reservorios de larvas y huevos. Luego fumigaron dentro y fuera de la vivienda. Concluyeron con un “bloqueo ambiental de ocho manzanas con termoniebla”, un humo blanco con insecticida. Asimismo, según señaló el funcionario, el entorno familiar usó repelentes sobre las personas y en el ambiente.

Riera también adelantó que por la tarde el Programa Control de Moscas de los Frutos, dependiente del Ministerio de Medio Ambiente, Campo y Producción, hará una fumigación masiva en toda la ciudad.

“La probabilidad de expansión es prácticamente nula en torno a las medidas que hemos tomado ayer”, aseveró Riera.

“La probabilidad de expansión es prácticamente nula en torno a las medidas que hemos tomado ayer”, aseveró Riera.

El funcionario enumeró luego las condiciones para que el insecto se transforme en un vector infectado y precisó: “Hay trabajos que demuestran que los mosquitos tienen una probabilidad, aún picando en la fase aguda de la enfermedad, menor al 50%. Es decir que no todos los mosquitos que pican a un enfermo se infectan”.

“La probabilidad de expansión es prácticamente nula en torno a las medidas que hemos tomado ayer”, aseveró Riera quien aconsejó usar repelentes que contienen DEET por la eficacia.

Por su parte, el jefe del Programa de Atención Primaria de la Salud, Ernesto Gonzalves, indicó que en La Punta trabajan 15 agentes sanitarios casa por casa, mañana y tarde, para erradicar el mosquito. “Hoy se entregarán repelentes para las personas que no tengan capacidad de compra”, dijo.  “Vamos a llevar adelante este operativo hasta que golpeemos la última casa de La Punta”, expresó.

El funcionario a cargo de los departamentos Pueyrredón y Pedernera también explicó que se han entregado insecticidas en otras localidades de la provincia.

El jefe del Programa de Prevención, Promoción y Planes Nacionales, Jorge Rudi recordó que el dengue es una enfermedad que afecta a todo el mundo y pidió responsabilidad en cada ciudadano para la prevención. “Empoderarnos en una acción de autocuidado. El radio de acción del mosquito está circunscripto a cada casa. Cualquier reservorio, chiquito e insignificante, puede ser facilitador del desarrollo del ciclo vital del mosquito”, manifestó.

El pediatra además solicitó prestar atención a los pequeños. “Cuando la fiebre ‘apaga’ al niño se acompaña con dolores importantes en articulaciones o huesos”, refirió. A esos síntomas puede sumarse un estado de postración producto de la fiebre.

Rudi dijo que para la campaña ministerial es necesario sumar el accionar de cada familia.

Con el contagio detectado, ya son 22 las provincias con casos confirmados.

Desde el martes, San Luis cuenta con un equipo de reacción en cadena de la polimerasa (RCP, por sus siglas en inglés), que permite en 24 horas saber si una muestra acusa o no la presencia de virus o bacterias, sin la necesidad de enviarla fuera de la provincia para su análisis.