Luego de la reunión mantenida en Paraguay con los presidentes de River y Boca, el organismo confirmó que la final de la Copa se jugará fuera de Argentina. Aún resta definir si será el sábado 8 o el domingo 9.

El presidente de la Conmebol, Alejandro Domínguez, confirmó en una conferencia de prensa en la que no aceptó preguntas, que el partido de vuelta de la final de la Copa Libertadores entre River y Boca, en caso de jugarse, se disputará el 8 o 9 de diciembre fuera de la Argentina.

Resta al Comité de Disciplina del organismo rector del fútbol sudamericano definir si se jugará la final o bien hace lugar al pedido de Boca para que se descalifique a River y se le de por ganado el certamen.