Era de Tandil y estaba de vacaciones con sus padres en la casa de un familiar. Habría ido solo al agua este jueves por la tarde, intentaron reanimarlo pero falleció poco después de que lo encontraron flotando.

Un niño de siete años, que vacacionaba con su familia en El Trapiche, murió ahogado en el pozo de agua “Los Remansos”. La víctima había viajado con sus padres y su hermana desde Tandil, Buenos Aires, a pasar las fiestas en la casa de un pariente que vive en la localidad serrana al oeste de la cooperativa de agua.

Durante la siesta del jueves, el nene les habría dicho a sus papás que iba al baño. Pero con el correr de los minutos decidieron ir a buscarlo y lo encontraron flotando en el agua con rastros de ahogamiento, de acuerdo a lo informado por la oficial Rita Villegas, subjefa de la Comisaría 17º.

Alrededor de las 17:15 la Policía se enteró de lo que había ocurrido. Un médico y una enfermera intentaron reanimar al nene y lo llevaron al centro de salud. Murió cerca de las 17:40.

Fuente: El Diario de la República