El Vaticano pidió este jueves la suspensión de la Asamblea Constituyente en Venezuela, al tiempo que demandó a Nicolás Maduro que asegure “el pleno respeto de los derechos humanos fundamentales”.

Nota Relacionada: El “Puma” Rodríguez contra el Papa Francisco por Venezuela
“La Santa Sede manifiesta nuevamente su profunda preocupación por la radicalización y el agravamiento de la crisis en la República Bolivariana de Venezuela, por el aumento de los muertos, de los heridos y de los detenidos”, señaló en un comunicado la Secretaría de Estado del Vaticano.

El alcalde de Caracas Antonio Ledezma fue devuelto a su casa, donde cumple con su arresto domiciliario. El martes se lo habían llevado detenido junto con Leopoldo López, quien continúa en la cárcel.

En ese marco, afirmó que el papa Francisco “sigue de cerca dicha situación y sus implicaciones humanitarias, sociales, políticas, económicas e incluso espirituales” y que Jorge Bergoglio “asegura su constante oración por el País y por todos los venezolanos, mientras invita a los fieles de todo el mundo a rezar intensamente por esta intención”.

“Al mismo tiempo, la Santa Sede pide a todos los actores políticos, y en particular al Gobierno, que se asegure el pleno respeto de los derechos humanos y de las libertades fundamentales”, agregó el texto.

En ese sentido, el Vaticano pidió el pleno respeto “de la vigente Constitución; se eviten o se suspendan las iniciativas en curso como la nueva Constituyente que, más que favorecer la reconciliación y la paz, fomentan un clima de tensión y enfrentamiento e hipotecan el futuro”.

En otro párrafo, la Santa Sede, que en 2016 tuvo un intento de mediación en el país sudamericano que el propio papa Francisco reconoció que “no funcionó”, pidió que “se creen las condiciones para una solución negociada de acuerdo con las indicaciones expresadas en la carta de la Secretaría de Estado del 1 de diciembre de 2016, teniendo en cuenta el grave sufrimiento del pueblo a causa de las dificultades para obtener alimentos y medicamentos, y por la falta de seguridad”.