Esta tarde, a partir de las 17:10, Estudiantes buscará dar un nuevo paso en la Copa Argentina. Tras eliminar a San Lorenzo de Almagro en 32avos de final, jugará «de visitante» ante Barracas Central, el equipo del presidente de la AFA Daniel Tapia.

Los 90 minutos de acción serán en la cancha de Temperley, muy cerca del estadio de Barracas (a 16 kilómetros) y a 800 kilómetros de San Luis, lejos de que la organización establezca «neutralidad» en el escenario.

El plantel puntano se instaló en un hotel de San Telmo a la espera del partido en la casa del «Gasolero»; ayer por la tarde visitó el estadio para reconocer el campo de juego y realizar algunos movimientos con pelota.

El «Verde» viene de empatar el sábado 2 a 2 como local ante Cipolletti de Río Negro, en un partido que dejó escapar después de ir 2-0 arriba.

El equipo que conduce Héctor Arzubialde aún no ganó en el Federal A (dos puntos, ambos de local, sobre nueve posibles).

El próximo lunes a las 21 visitará a Ferro de General Pico, en La Pampa, por la 4ª fecha de la Zona B, aunque ahora sea momento de «coparse» y buscar quedar entre los dieciséis mejores equipo de país.

Barracas Central está 11º en la Zona A de la Primera Nacional (ex Nacional B) en su primera temporada en la segunda división, con cinco puntos sobre quince disputados. Viene de empatar sin goles ante San Martín de San Juan en suelo cuyano. Como marca el anuncio de TyC Sports, «en la Copa Argentina puede ser para cualquiera». Y esta sentencia ya sabe de varios resultados resonantes.

Barracas está un escalón por encima del «Verde», al menos en la competencia… veremos en el mano a mano de esta tarde.