Unas 1.700 personas fueron evacuadas y una nueva erupción destruyó decenas de casas en una zona residencial.

Las nuevas erupciones del volcán Kilauea, en Hawaii, destruyeron al menos 26 casas en una zona residencial. Si bien en la mañana no había información oficial sobre la cifra de heridos ni sobre otros daños, las autoridades reportaron nuevas fisuras por las que brota la lava, donde la roca fundida, el gas tóxico y el vapor siguen estallando en la isla por las grietas.

El fenómeno ocurre Leilani Estates, una zona residencial situada en la mayor isla del archipiélago estadounidense. Según el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS) la erupción comenzó el 30 de abril.

El jueves pasado se produjo una primera fisura por la que comenzaron a brotar lava, humo y cenizas. Además se originaron varios terremotos que causaron pequeños daños en algunas calles y cortes de electricidad.