La firma Tigonbu S. A. invertirá $260 millones para construir en tres años 12 corrales de engorde bovino techados, con todas las normas de bienestar animal, en la localidad de Buena Esperanza. A cambio, el gobierno de San Luis le permitirá descontar una parte con exenciones impositivas parciales en un lapso de 15 años.

El beneficio impositivo se enmarca dentro del Plan Ganadero.

La firma, con sede en Buena Esperanza, posee casi 7.400 cabezas de hacienda Aberdeen Angus coloradas, a las que alimenta con las 3.500 hectáreas que siembra con maíz. Ya tiene el ciclo completo, que incluye la cría de terneros, una recría pastoril en campos propios diseminados por San Luis y, luego, la terminación en un feedlot, que es hacia donde estará dirigido el nuevo proyecto.

Va a construir 12 nuevos corrales techados, con piso de hormigón, para ampliar su capacidad de encierre vacuno, hasta llevarlo por encima de los 30 mil animales. La obra tendrá un impacto en varios planos.

“Permitirá generar mano de obra con empleos que surgirán de la población local y que recibirán capacitación. Habrá también un impacto ecológico, porque la empresa hará un manejo del pastizal natural y trabajará en la recuperación del que esté degradado. En general, proveerá una mejor calidad de vida a los pobladores rurales de la zona”, manifestó el ministro de Producción Sergio Freixes.

La reducción de impuestos será progresiva en un lapso de 15 años, pero la inversión deberá estar completa en los primeros tres. Comprende, además de la construcción de los nuevos corrales con todas las normas de bienestar animal, la compra de scrapers, que son unos recolectores de bosta de acero inoxidable, que luego trasladarán ese desperdicio a la planta de biogás, que estará lista el mes que viene y generará energía eléctrica para la red nacional y energía térmica para usar en las calderas del predio.

“San Luis es la provincia ideal para invertir, porque sus funcionarios siempre están dispuestos a abrir sus despachos, escuchar las necesidades de las empresas y actuar con rapidez. En este caso, pasaron apenas dos meses desde que presentamos el proyecto hasta que estuvo listo el decreto”, reconoció Hernán Mosetti, el gerente general de Tigonbu S. A., que ya tiene cerrado un acuerdo comercial con dos empresas chinas para enviar carne congelada y sin hueso a ese país, por lo que esta obra le permitirá aumentar sus volúmenes de producción.

“La idea es subir de los actuales 160 kilos de carne que producimos por hectárea y por año a 190, además de elevar nuestro buen índice de preñez, que hoy está en 90 % y podría llegar al 92 %”, cerró Mosetti, quien recibió el decreto con la firma del ministro de Producción, Sergio Freixes, al tiempo que le mostró al jefe del Subprograma Producción Pecuaria, Juan Manuel Celi Preti, el primero de los doce corrales, que ya está en proceso de terminación.