Las obras se centrarán en el arreglo de techos, pintura y sistemas eléctricos y de agua. Además, destinarán $7 millones para renovar mobiliario.

En busca de ofrecer óptimas condiciones para el ciclo escolar 2016, el Ministerio de Educación destinará $20 millones en obras en diversos puntos de la provincia. Se trata de una inversión que se aplicará en el primer semestre del año para la reparación de losas, pintura y reacondicionamiento de sistemas eléctricos y de provisión de agua en edificios escolares.

El titular de la cartera educativa, Marcelo Amitrano, explicó que iniciaron las reparaciones en diciembre con cuadrillas de la cartera, pero esta semana intensificaron las tareas a partir de la contratación de SAPEM Constructora. “Hemos divido el año en dos semestres en cuanto a los fondos de infraestructura. Comenzamos la intervención de las distintas escuelas sobre una serie de prioridades definidas por los directivos, en un relevamiento realizado por la gestión anterior”, detalló.

Respecto del estado general de la infraestructura escolar, indicó que “se ha detectado cierto abandono y mayor deterioro de lo normal”, por lo que “se va a llegar de la mejor manera al 29 de febrero, pero la solución definitiva se concretará a lo largo de la primera mitad del ciclo”. Al respecto, precisó que la situación es heterogénea y que en San Luis y Villa Mercedes, en las escuelas emblemáticas con más de cien años, hay más deterioro y la inversión será mayor para el mantenimiento, mientras que hay estructuras más nuevas en mejores condiciones.

“El gobernador nos ha pedido que, más allá del inicio de clases, trabajemos en un plan a lo largo de todo el año para poner en valor y realizar un trabajo profundo en toda la infraestructura escolar”, sostuvo.

El ministro también mencionó algunas intervenciones recientes de la cuadrilla de la cartera -que se encarga de atender urgencias-, como en la Escuela “Bartolomé Mitre”, donde la piedra rompió el techo de policarbonato del patio central. Y se refirió a las intensas lluvias de las últimas semanas que provocaron filtraciones, junto a la asiduidad de las precipitaciones que dificulta los arreglos.

En cuanto a los trabajos, además, señaló que cuando se trata de un arreglo o una ampliación -por ejemplo la anexión de aulas- la cartera emprende la obra, pero si se trata de algo de mayor magnitud, se encarga el Ministerio de Obras Públicas e Infraestructura.

El funcionario también mencionó que en paralelo a la inversión edilicia, la cartera prepara una licitación por $7 millones para la adquisición de mobiliario, que llegará a escuelas de toda la provincia.

 

La conectividad y la escuela del futuro

 

Amitrano aludió al relevamiento que realizó el Ministerio de Ciencia y Tecnología, el cual indica que el servicio de conectividad a internet no está en su mejor forma, y remarcó que la cartera que dirige Alicia Bañuelos está trabajando en el tema. “Queremos que el 100% de los colegios tenga una conectividad óptima. La idea es volver a ofrecer la mejor conexión porque a partir de eso podemos montar soluciones y asistencia para acompañar a los docentes, lo que va a redundar en mayor calidad educativa. Necesitamos que el docente esté tranquilo para disponer de las aplicaciones pedagógicas”, aseveró.

En ese sentido, manifestó que hay que replantear la visión acerca de las escuelas con vista al futuro y que “el mundo le está demandando cosas diferentes al sistema educativo, desde la infraestructura, los contenidos, las estructuras curriculares, el cursado y la forma de evaluación”. Además, enfatizó: “Debemos imaginar cómo va ser el futuro de la provincia para darles a los chicos las herramientas para trabajar en el San Luis de mañana”.