Por la aplicación del nuevo Código de Faltas, la Justicia mendocina sancionó este fin de semana a 16 padres de menores que se alcoholizaron en “previas” o fiestas privadas. En los casos más graves, las multas pueden llegar hasta los 57.000 pesos.

Los controles de bares, boliches y festejos clandestinos son realizados por la Subdirección de Diversión Nocturna. El organismo tiene la potestad de aplicar controles de alcoholemia a menores. Si observa una infracción, puede llamar al padre para que venga a buscarlo o llevar al chico en la comisaría del Menor, hasta que el adulto responsable se haga presente.

“Anteriormente, el código establecía que el padre iba a tener la sanción en caso de mostrarse falta de cuidado o protección. En esos casos, los padres siempre presentaban recursos de que los dejaban en casas de amigos. No sabían que ellos ingresaban a lugares prohibidos para menores”, indicó Mauricio Pinti, titular de la subdirección de Diversion Nocturna.

El nuevo Código de Faltas mendocino establece que los padres que suministren o permitan el consumo de alcohol o sustancias a sus hijos serán sancionados con arresto de 15 a 60 días, trabajo comunitario de hasta 20 días o una multa de entre 14.250 y 57.000 pesos.