Marcelo Martín Díaz, de 30 años, fue demorado esta madrugada de lunes al querer robar un supermercado Aiello ubicado en San Martín y Belgrano. El delincuente fue atendido en el Hospital San Luis, ya que producto del atraco frustrado, terminó con los pies quebrados.

El hombre, alcoholizado, saltó el portón de acceso del comercio, por calle Chacabuco, a las 6:40. Allí se habría quebrado ambas extremidades, pero su estado de ebriedad habría sido tal que siguió adelante y cruzó la playa de estacionamiento del comercio sin problemas.

Rompió un vidrio de las puertas de entrada con una piedra. Se dirigió a las cajas, sin pensar antes que todos los días se vacía la recaudación del local. Frustrado, se dirigió a las góndolas. Sacó dos botellas, una de whisky y otra de vodka y estaba listo para huir con el botín.

Sin embargo, comenzó a sentir un dolor intenso cuando volvía por el playón de estacionamiento. Ni siquiera se podía parar. Se tiró al piso y comenzó a gritar. Los vecinos, alertados por los gritos, llamaron a la policía, que lo detuvo y trasladó al Hospital San Luis, donde le enyesaron ambos tobillos.

Por la tarde, le dieron el alta. Quedará al cuidado de su familia, mientras la acusación que recae sobre él, “robo calificado por escalamiento en grado de tentativa” sigue su curso con la instrucción de la Jueza Virginia Palacios.