Con lo justo, sufriendo, con el último aliento, por el VAR. Así España logró clasificarse a los octavos de final de la Copa del Mundo de Rusia 2018, tras igualar con Marruecos 2-2. La tecnología le ofreció un guiño al equipo de Fernando Hierro en el momento justo: porque con la igualdad quedó en el primer lugar del Grupo B cuando parecía que estaba al borde del abismo y en la próxima instancia se medirá con Rusia.