El Departamento de Estado de Estados Unidos reforzó el procedimiento para entregar visas, exigiendo a los solicitantes una «revisión de datos personales». El objetivo es reforzar la seguridad del país mediante la identificación de personas potencialmente peligrosas.

A partir de este lunes la mayoría de las personas que apliquen a un visado estadounidense tendrán que enviar sus datos de redes sociales junto a sus solicitudes. Y eso no es todo: de acuerdo con las nuevas regulaciones, los interesados, además de toda la documentación que ya se exige, deberán también proporcionar direcciones de correo electrónico y números de teléfono que hayan utilizado en los últimos cinco años.

«La seguridad nacional es nuestra principal prioridad al evaluar las solicitudes de visa y cada futuro viajero e inmigrante a Estados Unidos es sometido a un amplio control de seguridad», dijeron desde el Departamento. Y agregaron: «Trabajamos constantemente para encontrar mecanismos de protección para los ciudadanos estadounidenses al tiempo que apoyamos los viajes legítimos a Estados Unidos».

Hasta el momento solo se solicitaban los historiales en redes sociales, correo electrónico y teléfono a los solicitantes identificados para investigación adicional, es decir, aquellos que habían viajado a zonas controladas por organizaciones terroristas. Anualmente había en esa categoría unos 65.000 viajeros.

El Departamento de Estado dijo que la información adicional requerida a más solicitantes «reforzará el proceso para investigar y confirmar la identidad» de ellos.