El monto incluye alquiler, comida, pasajes , esparcimiento y fotocopias.

Comedor para todos los gustos. Desde el año pasado el establecimiento ofrece un menú vegetariano dos veces por semana.

Como si fueran una bandada de pájaros, los ingresantes ya llegaron a San Luis. Y eso es porque faltan menos de 10 días para que comiencen los cursos de nivelación en las distintas casas de estudio. Algunos vinieron antes para buscar alquiler y otros ya para instalarse. Mientras se preparan para la nueva experiencia, sus padres hacen cuentas. Este año, un chico que viene de otra provincia para  estudiar en la Universidad Nacional de San Luis (UNSL)  tendrá que gastar más de $6.000 por mes. Un 50 por ciento más que en 2015.

El monto estimativo que un estudiante pagaba en 2015 entre alquiler, material de estudio y comida era de 4000 pesos.

Alojamiento
El alquiler le significa a un estudiante gran parte de su presupuesto mensual. Entre las opciones más buscadas por los ingresantes figuran: pensiones, monoambientes y departamentos para compartir. “A principios de diciembre y a finales de enero vinieron muchos padres  a averiguar precios.  Nos piden que la ubicación esté cerca de la Universidad. De avenida España en dirección al centro. Son zonas que les dan más confianza y seguridad”, comentó Agostina Melto, de Habitat Inmobiliaria. El costo de un monoambiente a pasos de la casa de estudios es de $3.000 y el de un departamento con una habitación (dos ambientes) es de $3.800. A las cifras hay que sumarle el mes de depósito y los honorarios inmobiliarios.
Compartir vivienda con más de 10 personas es otra de las alternativas. Los precios de las pensiones también varían según la cercanía con la UNSL. Una habitación privada en calle Mitre (a una cuadra de la Facultad de Química Bioquímica y Farmacia) cuesta $1.000, con impuestos incluidos, y una con baño privado a dos cuadras del cuarto bloque sale $2.000. El valor de una habitación a compartir en calle Las Heras es de $750. Aquí los impuestos van aparte.
Comida
Administrar el presupuesto para la comida de todos los días, es uno de los mayores retos para un estudiante que recién comienza. Para simplificar la cuestión existe el Comedor Universitario. Hasta diciembre de 2015, el menú completo que incluye entrada, plato principal y postre  salía $16.  Un total de $32 diarios en almuerzo y cena. Los nuevos valores estarán disponibles antes de finalizar febrero. De todas formas los precios seguirán siendo más económicos que otras opciones. Así lo adelantó Jorge Sosa, secretario de Asuntos Estudiantiles.

Material de estudio 
“Las fotocopias se fueron a las nubes. Una carilla sale cuarenta centavos y el doble faz ochenta. Las impresiones valen un peso”, enumeró Mariana Arrieta, de la fotocopiadora Rayuela. Afirmó que son pocos los estudiantes que compran una carpeta entera, ya que el valor total de una materia ronda los $500. “Yo el año pasado gasté alrededor de $300 por mes en las  fotocopias de distintas materias. Y otros $100 más en impresiones para trabajos prácticos. Y eso es porque compartimos gastos con mis compañeros. Si no es imposible”, contó Lucas Fiochetti, de cuarto año de Psicología.
Internet es otra de las herramientas necesarias que debe tener un alumno. Para los que no tienen computadora la hora en un ciber sale de $18 a $20.
Los útiles escolares son otro de los bienes indispensables. Los cuadernos para tomar apuntes salen desde $30 (los más económicos), los resaltadores arrancan en  $15 y las lapiceras en $7.

Movilidad 
Volver al hogar, un premio para muchos, este año va a ser un lujo. Con un último aumento del 5 por ciento en noviembre, los  pasajes de larga distancia inician con un piso que supera los $200 para todos los destinos.
“La mayoría de los chicos que vienen de afuera son de Mendoza. El pasaje para ellos vale $287 para capital y $295 para San Rafael, que son los más solicitados. Después tenemos un gran número que nos pide para Córdoba a $485 y para San Juan a $330”, expuso María Ferruchi de Andesmar. “A todos esos importes les  descontamos un 20 por ciento si nos traen el certificado de alumno regular”, agregó la vendedora.

 Esparcimiento y recreación 
La vida social también tiene su precio. El abanico para despejar la mente de tanto estudio es variado y abarca todos los gustos. Para los que les gusta bailar están las peñas universitarias. Las entradas salen $50 y si la compra es anticipada el valor baja a $20. El aire libre es otra de las alternativas. El camping universitario de La Florida le cobra $25 a los estudiantes, ya sea  para acampar o para pasar el día.
Gimnasio y cine también están en la lista de esparcimientos. El espacio para practicar ejercicios de la Universidad cuesta $60 al mes y Cinema center ofrece un 15 por ciento de rebaja a los chicos que van los viernes, es decir entradas a $65.